Yo no estoy dispuesto a entregar mis armas en caso de que todos lo hagan. Yo me haré morir con los pocos que me acompañan porque es preferible hacernos morir como rebeldes y no vivir como esclavos. (Augusto César Sandino).

domingo, 25 de marzo de 2012

Análisis de coyuntura.


¿Qué es un análisis?
 
Cuando se encomienda realizar un análisis la mayoría de personas asocia la acción con el pensamiento, pero, en la generalidad de los casos, no se sabe con precisión, qué tarea ha sido asignada. Hay quienes consideran que se está pidiendo la percepción sobre un hecho, sobre la postura de un autor, si es un análisis documental. Entonces, en este último caso, se convierte en sinónimo de parafrasear.  Ahora bien, al revisar el significado en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE)  (1987)  dentro de sus acepciones se encuentra  la “Distinción y separación de las partes de un todo hasta llegar a conocer sus principios o elementos”.   Ello quiere decir que, un hecho o suceso es estudiado a través del conjunto de acciones que ha conllevado a un desenlace final.  Si se aplica la acepción al caso de escritos o documentos, consiste en extraer del mismo las ideas principales a fin de expresar su contenido con la mayor precisión.  Es decir, se distinguen o diferencian las ideas esenciales del todo, que es el escrito, a fin de comprender de la manera más precisa las ideas que expresa el autor.
 
Desde el punto de vista filosófico, el análisis se refiere a la descomposición de  una idea o un objeto en sus elementos constitutivos.  Ello quiere decir, que cuando se analiza, se examina detalladamente  las particularidades de un todo.  Para ello, se parte de la percepción que se tiene de lo que se esté analizando, se va de lo complejo a lo simple, se establecen diferencias, distinciones, se ejercita la observación, el nivel  explicativo y ayuda al desarrollo del pensamiento relacional, al permitir visualizar las conexiones entre las partes que componen una realidad o un fenómeno.  Así cuando se estudia una parte de la realidad desde el punto analítico,  la idea es  desglosarla en sus partes para apreciar la relación que existe entre las mismas y así poder entenderla.
 
. ¿Qué es coyuntura?
 
Si se inicia la revisión cotidiana del término, uno de los primeros usos del mismo, es el  referido a la articulación de los huesos; se dice: ‘es que me duelen las coyunturas’. De esta forma se alude a la parte corporal donde se articulan, donde se unen, donde se encuentran los huesos.   
 
DRAE (1987) señala dentro de sus acepciones que coyuntura reseña: “Combinación de factores y circunstancias que, para la decisión de un asunto importante, se presenta en una nación.” Pudiera decirse entonces que desde el significado, la coyuntura, aplicada a un contexto tiene relación con el conjunto de características que lo definen y, en el caso de un problema, con el conjunto de factores que intervienen o determinan el mismo.  Ejemplo: la situación política de un país, implica una coyuntura, que sería la revisión de todos los aspectos  que caracterizan dicha situación.
 
Ello coincide con la definición de Pierre Vilar (1986) (En Damiani, 1994: 321) cuando expresa que “en el sentido más general, la “coyuntura” es el conjunto de las condiciones articuladas entre si que caracterizan un momento en el movimiento global de la materia histórica.” Se trata de todas las condiciones (psicológicas, políticas, sociales, económicas, metereológicas) que ejercen influencia en la estructura de una sociedad y que dentro de su funcionamiento, relativamente estable, constantemente se manifiestan en contradicción.   Por ejemplo, en la sociedad mundial se hace ver que el sistema neoliberal (tendencia económica) es la salvación del mundo.  Es la política que, desde los diversos medios, es ideal para alcanzar el desarrollo económico de un país.  No obstante, está fundamentada en las leyes del mercado y, los mayores beneficiarios son los grandes monopolios y oligopolios internacionales.  En el mundo la pobreza sigue creciendo, los pobres son cada vez más y los ricos cada vez menos en cantidad, pero más poderosos en cuanto se apropian de los recursos, incluyendo al conocimiento, como el intangible más preciado de este momento histórico.  Los derechos de autor, las patentes, son algunos de sus mecanismos.  Cada vez la brecha del norte y del sur es mayor. 
 
A través de los diferentes discursos nos van convenciendo del éxito de esta tendencia y de la alienación de los países menos desarrollados a los supuestamente desarrollados a través del  consumo de productos foráneos, con argumentos como la calidad, la imagen, la innovación, la tecnología de punta, entre otros. A la final, son discursos y estrategias,  que cada vez empobrecen más a los desposeídos, quienes trabajan sólo para consumir, al mismo tiempo que provocan la destrucción del planeta, por la producción de chatarra (cosas inútiles) y la promoción para elevar el nivel de consumo individual.  Ello, a su vez, implica un aspecto ético, en la idea que se está atentando contra la misma humanidad (contaminación, hambre, destrucción de la tierra). Por ejemplo: se han percatado que los medios, en especial la televisión, vende ideas como la de que todos debemos poseer un carro (individualismo, manipulación psicológica), pero, no existen muchos anuncios a favor del transporte colectivo y su funcionamiento efectivo.  Además, a los dueños de las unidades colectivas de transporte, no les conviene la existencia de muchas unidades porque ganan menos (la competencia, el individualismo, lo económico).  Por otra parte, quizás es más rentable vender carros pequeños que autobuses o metros (rentabilidad, consumo).  Más, con qué frecuencia se aprecian, a través de los medios comunicacionales, reflexiones sobre si la tierra podrá sostener el impacto de tantos vehículos en circulación (dimensión ecológica se deja de lado), el stress que ocasionan las colas y el exceso de carros transitando. Con muy poca frecuencia.   Pero, aunado a lo expuesto,  se vende la idea que el transporte lo manejen empresas privadas (manipulación, privatización), sin embargo, llama la atención que en países desarrollados, como Inglaterra por ejemplo, el transporte es manejado por los entes públicos o gubernamentales.   En los contextos que dicen denominarse o catalogarse como subdesarrollados, se trata de un servicio, que vive de las grandes mayorías, pero hay poca preocupación por su efectividad, en cuanto a su capacidad, horarios, etc. 
 
Entonces, en las políticas económicas del sector automotriz, más que beneficiar a toda la colectividad, el mayor interés es el lucro, no el bienestar del ser humano.  Esto es una coyuntura del problema relacionada con este ramo.  También se puede analizar todo el problema que hay en la República Bolivariana de Venezuela con la compra de vehículos, que tiene también influencia de aspectos políticos, económicos, éticos, psicológicos, sociales, etc.  Eso también es una coyuntura, de este momento histórico, donde se encuentran contradicciones, aún cuando la realidad sea relativamente estable. 
 
En síntesis, como lo señala Peresson (1989:31) “La coyuntura se refiere al ámbito más concreto de análisis de una formación social históricamente determinada”.  Trasladando la categoría a un ámbito concreto, como el político por ejemplo,  se consideraría las clases en pugna para un momento dado, que generalmente es breve.

Análisis de coyuntura.

 Se refiere al estudio de los distintos factores, políticos, económicos, educativos, culturales, psicológicos, físicos, entre otros, que afectan o ejercen una influencia determinante en una realidad o fenómeno sometido a estudio, en un momento determinado.
“El análisis de coyuntura, es un diagnóstico de la situación actual de las fuerzas sociales con vistas a captar las tendencias y posibilidades de desarrollo y cambio y, también, es la evolución de nuestra fuerza relativa, de nuestra posición y de nuestra capacidad para hacer avanzar en ellas la fuerza del pueblo, las fuerzas y organizaciones revolucionarias”. Quiere decir, que es una forma de empoderamiento de las clases populares a partir del conocimiento de su realidad, por lo cual, es un estudio riguroso que toca directamente el ámbito político, ya sea para consolidar formas de dominación o para emprender cambios en las formas y esquemas de poder.
Un análisis de coyuntura puede realizarse para precisar acciones que buscan reproducir y consolidar el sistema de dominación imperante  o, para determinar acciones que buscan revolucionar o transformar este orden .Este último, es el norte y sentido del análisis de coyuntura que se pretende llevar a efecto a través del Programa de Formación de grado de Estudios Jurídicos (PFGEJ) de la Universidad Bolivariana de Venezuela.
Para el caso de la realidad venezolana y su proceso de transformación, el análisis de coyuntura debe convertirse en una práctica política, generadora de conocimiento colectivo desde los sujetos sociales que coadyuve a instituir el cambio. Desde el punto de vista económico.




Fundamentos epistemológicos del análisis marxista de coyuntura.
El análisis marxista de coyuntura puede definirse como una metodología científica que unifica el dinamismo social con el pensamiento teórico, para promover la conciencia política de  grandes masas y simultáneamente  transformar sus condiciones socio históricas mediante la lucha popular.
El Marxismo como una filosofía de la praxis, sostiene que la investigación tiene que ser concebida como guía y orientación de la acción política y, por tanto, en él se fundamentan  teórica y de manera práctica el análisis de coyuntura
Se pretende resolver la dicotomía sujeto – objeto, pues la realidad no es ajena a quienes la analizan o estudian; no se trata del abordaje de las situaciones individuales, sino de la dimensión socio histórica de ese contexto. Pero en todo caso, lo que le da el carácter marxista a un análisis de coyuntura es el abordaje de las clases en constante contradicción o pugna, es lo que otorga el carácter dialéctico y  marxista. 

Para qué se realiza un análisis de coyuntura?

Según Elio Gallardo (19888) (En Damiani, 1994: 321) un análisis de coyuntura puede realizarse para precisar acciones que buscan reproducir y consolidar el sistema de dominación imperante (por ejemplo, el capitalismo como la última panacea) o,  para determinar acciones que buscan  revolucionar o transformar este orden (verbigracia: el socialismo del siglo XXI, como forma de vida más humana y orientada al bienestar).  Este último, es el norte y sentido del análisis de coyuntura que se pretende llevar a efecto a través del Programa de Formación de grado de Estudios Jurídicos (PFGEJ) de la Universidad Bolivariana de Venezuela.  Por tanto, como lo señala Vásquez (2002),  para el caso de la realidad venezolana y su proceso de transformación, el análisis de coyuntura debe convertirse en una práctica política, generadora de conocimiento colectivo desde los sujetos sociales que coadyuve a instituir el cambio. Desde el punto de vista económico, por ejemplo, se utiliza con frecuencia para analizar realidades, pero desde enfoques muy sesgados que se remiten sólo a  índices in entendibles, desligados de la realidad social que viven las grandes mayorías.  Como el caso de Chile, que mientras se pone como ejemplo por los índices económicos los cordones de miseria son ignorados e inimaginables. 
 
Se trata de aplicar este tipo de análisis para contrarrestar las visiones simplistas de la realidad por miradas más complejas y por ende, multidimensionales de carácter dinámico, dentro de un contexto histórico.  Pero, no para quedarse con la visión, como quien contempla la lluvia y no se atreve a mojar ni un dedo. Se trata del estudio de la realidad, para formar conciencia y emprender mecanismos de transformación sobre las condiciones de vida de los colectivos, desde diversos factores convergentes: económicos, políticos, ecológicos, educativos, etc.  
 
Según Peresson (1989:51) a través del análisis de coyuntura se pueden “identificar los conflictos principales y secundarios existentes en un determinado momento y los desarrollos a corto plazo, permite ver la correlación de fuerzas  existentes y el carácter favorable o desfavorable del momento político para el movimiento popular.”  Así se pueden prever las acciones concretas favorables al movimiento popular. 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada