Yo no estoy dispuesto a entregar mis armas en caso de que todos lo hagan. Yo me haré morir con los pocos que me acompañan porque es preferible hacernos morir como rebeldes y no vivir como esclavos. (Augusto César Sandino).

lunes, 28 de noviembre de 2011

Proyecto I: Análisis Social de la Justicia-


UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA – MISIÓN SUCRE
PROGRAMA DE FORMACIÓN DE GRADO DE ESTUDIOS JURÍDICOS
SAN CRISTÓBAL ESTADO - TÁCHIRA
OCTUBRE DE 2007

Proyecto I: Análisis Social de la Justicia
El componente Proyecto: una experiencia curricular que favorece la formación integral de los futuros profesionales en la UBV
Prof. Gladys Yolanda Becerra T.
Departamento de Pedagogía
Universidad de Los Andes – Táchira  
yolandabecerrat@yahoo.es
Abogado: José Gregorio Useche.
Ex - Coordinador del PFG de Estudios Jurídicos
UBV - Táchira
estudiosjuridicosubv@gmail.com
Abogado: Egle Serrano.
Coordinadora del PFGEJ
UBV - Táchira
egleco@hotmail.com
Abogado: José Manuel García


Contenido
1. El trabajo pedagógico por proyectos: Una visión histórica
2. ¿Por qué el trabajo pedagógico  por proyectos en la UBV?  Una visión actual.
3. El componente Proyecto en la UBV
4. ¿Qué implica al profesorado  el trabajo por proyectos en la UBV?
5. El componente curricular proyecto en Estudios Jurídicos
5.1. Proyecto I. Análisis social de la Justicia.
6. La  vinculación de las demás unidades curriculares con el componente proyecto
7. A manera de conclusión
1. El trabajo pedagógico por proyectos: Una visión histórica
La idea del trabajo educativo a través de proyectos no es algo nuevo.  Pero, como dice Freire (1998:37) “la asunción de lo nuevo  que  no puede ser negado o recibido sólo porque es nuevo,  así como el criterio de rechazo a lo viejo no es solamente cronológico.  Lo viejo que preserva su validez  o que encarna una tradición  o marca una presencia en el tiempo continúa nuevo.”  Es cónsono el planteamiento de la Pedagogía por proyectos con lo que Claparede denominó “La revolución Copernicana  en la Educación” para describir el paso de las  denominadas corrientes  educativas tradicionales a las perspectivas pedagógicas actuales (Ocampo, 1999). Este cambio estuvo muy marcado por   los aportes de otros campos, en especial, el psicológico y sus contribuciones referidas a procesos tan importantes como es el aprender.  Cuando la humanidad comprobó que el verdadero aprendizaje no era producto de una asociación mecánica entre estímulo respuesta, que la mente ya no era una caja negra, que los seres humanos ni nacían con el conocimiento, ni lo copiaban fielmente de la realidad, sino  que el mismo, era  producto de una  relación interactiva mente-contexto,  realizado  de manera holista, integral, global, fue cuando emergieron  planteamientos pedagógico-didácticos, con propuestas sobre el enseñar coherentes con esas nuevas concepciones del aprender. 
Se recuerda, entonces, a    Decroly  y, más específicamente,    a  Kilpatrick  quienes proponen esta metodología de trabajo didáctico integral e integradora para aprender,  a inicios del siglo pasado.  Ovidio Decroly (1871-1932) en una reacción contra la enseñanza tradicional, apoyándose en los enfoques cognitivos del aprendizaje,  propone en los grados iniciales, una  enseñanza  orientada  más a relacionar  que  a separar,  a integrar más que levantar estancos  de asignaturas aisladas.  Fundamenta  su aporte  en lo que denominó “centros de interés”, los cuales se establecían de acuerdo con las necesidades primordiales de los  estudiantes infantes tales como: Alimentación, respiración, aseo, protección, juego, entre otros  (Larroyo, 1980). Como se puede apreciar, lo que planteó este pedagogo fue la globalización de la enseñanza, aspecto que aún permanece muy vigente, aproximadamente cien años después, ya no sólo para niños, sino que hoy día se extiende a la educación de adolescentes y adultos.
Pero, viene a ser  William Kilpatrick  (1918)  quien desarrolla el método de proyectos con el fin de globalizar la enseñanza mediante actividades manuales.  En un primer momento el proyecto se definió como la tarea de carácter manual  que el educando efectuaba fuera de la escuela, por ejemplo: siembra, cultivo y recolección de cereales, cría de animales, construcción y cuidado de un jardín. Como se puede apreciar, la metodología se enmarcaba siempre en la perspectiva productiva.   Posteriormente, influenciado por la idea de  que  las actividades sin propósitos claros, no tenían sentido,  define el proyecto como una actividad intencionada  que consiste en hacer  algo en un ambiente natural. 
Verbigracia: a través de la construcción de un huerto  pudiera enseñarse Geometría, Cálculo,  Ciencias Naturales, Historia, Ciencias Sociales, entre otras.  Así, se reafirma el principio integrador que ha de guiar la acción pedagógica. En la realidad  educativa venezolana, han  sido  significativos los aportes teóricos y prácticos en cuanto  a la  aplicación de  metodologías innovadoras e integradoras  en el proceso de enseñaza.   Ya Don Simón Rodríguez  lo dejaba ver cuando se refería a la  escuela social, en la que debía enseñarse dos cosas: a pensar - comunicar y adquirir.
Cuando se alude a ese saber pensar “quiere decir: saber establecer, a partir de las propias percepciones de las cosas, el conjunto de relaciones que   las  cosas guardan entre si” (Jorge, 2000:140).  Trae a colación Jorge (2000) al respecto dos principios del gran Maestro Rodríguez, donde se plantea enfáticamente la concepción integral de la enseñanza: primer principio: “No hai Objeto aislado, el más independiente tiene  Relaciones…”   El segundo principio “El movimiento más Libre  tiene dependencias “.  Incluso, reseña el autor que Don Simón Rodríguez, ante la falta de una relación en lo que se enseña o se aprende, indica que se aprende y se enseña mal, pero si se establece sólo una relación, ni se enseña, ni se aprende.  Sostenía entonces que educar consistía “en enseñar al hombre a tratar con las cosas e infundirle ideas sociales” (Prieto, 1990:225)
El ilustre  Maestro Luis Beltrán  Prieto Figueroa  (1990) refiere otra metodología de enfoque integrador como fue la Escuela para el Trabajo, cuya perspectiva holista se aprecia en el principio de acercamiento a la vida, que reclama la conciliación con los trabajos de la libre formación cultural, con las necesidades de la vida real y económica.  
En síntesis, la metodología de proyectos, en su origen, se orientó al trabajo partiendo del interés infantil, tal como se plantea con antelación; no obstante, luego se transforma y se define desde el principio del beneficio social, es decir, que el proyecto no estuviese sólo al servicio de los problemas personales, sino que su orientación debía considerar efectos fructuoso para los demás, desarrollando la solidaridad.
Otro intento de colocar en práctica metodologías integradoras  en Venezuela  lo constituyeron la Unidades Generadoras de Aprendizaje, instituida con la implantación de la escuela básica, en la década de los 80 aproximadamente.  Su aplicación se extendía a 7no, 8v0 y 9veno años.  Este intento fracasó, pues los docentes no entendieron el proceso y tendió a convertirse en una actividad de mercadeo. Hubo quienes se dedicaron a realizar estas  unidades y a enderlas, dejando de lado las particularidades del contexto, los intereses  de los alumnos.  El hecho de establecer las relaciones  entre los objetivos y contenidos de aprendizaje parecía ser muy compleja y poco entendible a un profesorado que fue formado bajo el paradigma de la modernidad y concepción parcelada del conocimiento. 
En la década de los 90 aparecen nuevamente propuestas para abordar el trabajo educativo a nivel de escuela básica desde  metodologías integradoras;   movimiento coincidente con el auge del constructivismo como tendencia  pedagógica y que deviene en una reforma curricular en  la Educación Básica, en las dos primeras etapas.    Sin embargo, los niveles de Secundaria y Educación Superior han sido cenicientas en cuanto a  la generación de propuestas innovadoras de enseñanza integradora.   Hoy día, surgen alternativas dentro de la Educación Bolivariana como son el Liceo Bolivariano con un planteamiento de enseñanza integradora y la UBV, que emerge como ejemplo de innovación educativa a Nivel Superior, al implantar el componente proyecto como columna vertebral o eje articulador del desarrollo curricular, bajo una perspectiva transdisciplinar concretada y vinculada en y con las comunidades.  Se puede decir que se trata de una propuesta pedagógica con significativa proyección social. 
2. ¿Por qué el trabajo pedagógico  por proyectos en la UBV? Una visión actual.
Entre otras cosas porque:
Se aborda la construcción de un aprendizaje significativo, sobre la base del quehacer comunitario y el acervo cultural del estudiante, relacionando los diferentes tipos de contenidos: académicos, científicos y cotidianos.  En este proceso se destaca la  participación activa de los educandos.
Rompe con los esquemas disciplinares,  coadyuvando en la autoformación del docente y en la consolidación de una concepción sobre la enseñanza  orientada a  potenciar el aprendizaje intersubjetivo y las experiencias dialógicas,  de tal forma que se generen procesos intrasubjetivos y de concientización sobre la realidad en la cual están insertos los actores del proceso. 
Da respuesta a los intereses de los entes comunitarios en aras de consolidar el desarrollo endógeno.
Favorece la contextualización, y por ende, el clima relacional de quienes participan en el proceso.
Favorece la puesta en práctica del enfoque problémico.
Promueve la autoformación del docente en la idea de un líder intelectual humanista (pedagogo, escritor  e  investigador)  y político.
Se hace planificación estratégica y de evaluación.
Contribuye a la consolidación del sistema democrático participativo y protagónico.
Flexibiliza los contenidos con el fin de una constante adaptación acorde al dinamismo social.
Fortalece  y consolida el espíritu de identidad nacional,  exaltando los valores locales y regionales, en aras de conservar y preservar el patrimonio cultura propio.

3. El componente Proyecto en la UBV
El componente curricular Proyecto articula los procesos de formación, investigación e interacción social.  En el documento rector de la UBV (2004:130) el proyecto es definido como una investigación de un tema o  problema que por su pertinencia e importancia vale la pena ser abordado de una manera integral.  Es decir, articulando  conocimientos y esfuerzos colectivos que trascienden las tradicionales clases.  En tal sentido precisa:
...la característica fundamental de un proyecto es la de ser esfuerzo investigativo deliberadamente orientado a encontrar respuestas a interrogantes o soluciones a un problema seleccionado  de común acuerdo entre el grupo de profesores y el grupo de estudiantes.  La meta de un proyecto no es sólo buscar respuestas o dar soluciones sino también, y esencialmente, desarrollar competencias cognitivas amplias y socioafectivas del estudiante.  
El proyecto es considerado un componente muy importante dentro del currículo y no se  conforma como  un agregado a   las  unidades curriculares.  Por el contrario, tiene un carácter integral e integrador  de conocimientos que pueden venir de diferentes campos.  Constituyen la  concreción de los enfoques  interdisciplinar  y  transdisciplinar, por lo que se les asigna un carácter transversal.  Así, “los proyectos ofrecen a los estudiantes oportunidades para desarrollar y socializar sus competencias, desarrollar sus intereses, seleccionar los contenidos de su trabajo  y acceder de manera más comprensiva al conocimiento.”(UBV, 2004: 131). Para el caso de la UBV, específicamente en lo atinente a la formación en Estudios Jurídicos, se desarrolla con la puesta en práctica de metodologías científicas que favorecen el desarrollo cognitivo de los alumnos desde ópticas concientizadoras y críticas, tales como: Investigación  – Acción  – Participante (IAP), el análisis de coyuntura, la hermenéutica, entre otros.      A continuación se presenta  un conjunto de ideas que se han venido sistematizando con relación al Proyecto I, en aras de permitir al individuo apropiarse de las competencias mediante la aplicación de la IAP.

3.1. La Investigación Acción Participante (IAP) en el componente curricular proyecto de la UBV.

La IAP forma parte natural del proceso educativo y de  la planificación del desarrollo, ayudando en la concientización de un colectivo sobre los problemas que le aquejan y su compromiso  en la superación de los mismos, para el bienestar de todos, desarrollando la capacidad de participación protagónica.   Este enfoque metodológico implica una nueva visión de hombre y de ciencia.   Del hombre en cuanto se asume como un ser pensante inserto en el mundo, comprometido con  su propio proceso de desarrollo en función del bienestar colectivo.  Una ciencia al servicio de las comunidades, en el verdadero sentido democratizador del conocimiento como producto de construcción colectiva.  En tal sentido,Martínez (1997: 221) plantea que el método de  IAP “implica un compromiso con el proceso de desarrollo y emancipación de los seres humanos y un mayor rigor científico en la ciencia que facilita dicho proceso”.  De ahí su pertinencia en el trabajo pedagógico de UBV.
Una de las particularidades de esta alternativa metodológica es que se convierte en una forma indagatoria en la cual los sujetos investigados son genuinos co-investigadores, participando activamente en el planteamiento del problema a investigar, en la búsqueda de información, en la selección de métodos y técnicas a ser implementados, en el análisis, interpretación y decisión de qué hacer con los datos, así como las acciones  subsiguientes a realizar.  De esta forma, los investigadores asumen un compromiso ético dejando en un segundo sus propios intereses y desarrollando, por ende, un compromiso. (Martínez, 1997).
La utilización de la IAP generalmente se ha realizado desde dos vertientes una educativa y otra de orientación sociológica.  La primera se ha encaminado a reconceptualizar el ámbito de la investigación educativa en términos más participativos, con el fin de clarificar el origen de los problemas, contenidos a enseñar, los métodos didácticos, la comunidad docente, entre otras cosas. (Martínez, 1997).  Desde lo sociológico, se enfatiza en el desarrollo de sentido crítico, emancipador, generalmente  de  los grupos oprimidos, explotados, indígenas, etc. En otras palabras,  en los excluidos. De ahí que su papel central sea la concientización de los problemas, de las fortalezas y de las debilidades de los colectivos para organizarse y movilizarse.  Contreras (2002:9) acota que a través de la IAP  se intenta  “promover el desarrollo y empoderamiento de las comunidades y grupos que se presentan como marginados de los beneficios sistémicos”.
De acuerdo a la revisión de varios planteamientos  como:  Martínez (1997),  Murcia (S/A), Contreras (2002), entre otros, la IAP es un procedimiento que implica algunas fases, las cuales pudieran presentarse bajo el siguiente esquema, el cual no se constituye en una camisa de fuerza, es más bien flexible, pero orienta en cuanto cómo pudiera concretarse este enfoque metodológico:
 Acercamiento e inserción en la comunidad
Diseño General del Proyecto               
 Estudio de la zona
 Determinación del grupo más involucrado
4. ¿Qué implica al profesorado  el trabajo por proyectos en la UBV?
   
  Como se puede apreciar implica una metodología rigurosa lo que a su requiere de algunas condiciones.   En primer lugar, disposición de trabajo colectivo.  Es decir, este componente curricular demanda del docente una conciente entrega a su labor desde una concepción crítica  y constructiva del proceso de enseñar.  No es suficiente con la atención en los recintos institucionales, hay que insertarse con los alumnos en el contexto, en las comunidades.  Se trata de ser congruente con  una concepción del proceso pedagógico como lo plantea Freire (1998: 25)  cuando expresa:”quien forma se forma y re-forma al formar y quien es formado se forma y forma al ser formado.” Es decir, en el enfoque por proyectos no tiene cabida la concepción  de enseñanza como transmisión de conocimiento, sino como proceso pensante, de trabajo en equipo, que implica la creación de condiciones para que los involucrados construyan conocimientos.
Así, se da paso a la siguiente condición: una  actitud de apertura.  Disposición al cambio.  Vivimos en un momento histórico signado por la incertidumbre, en el cual lo único estable es el cambio, por tanto, no existen conocimientos acabados y/o  recetas para abordar la realidad dinámica, los problemas, el conocimiento. Otra circunstancia a considerar lo constituye una concepción diáfana de lo pedagógico, en especial de los procesos de formación, enseñanza, aprendizaje, currículo y organización educativa. Ello implica, que los profesores asesores y estudiantes deben estar conscientes  de los fines que persigue la educación bolivariana (Artículo 102 de la CBRV), de los planteamientos que se contemplan en el Documento  Rector y de las intencionalidades del PFG de Estudios Jurídicos, para el caso que compete.  Igualmente, el personal docente debe comprometerse con la formación pedagógica que le permita consolidar una visión crítica del proceso en el  cual está inmerso y su compromiso en la construcción de la patria nueva.
Otra de las cuestiones que deben estar claras en el personal docente, específicamente, es una concepción epistemológica para entender la el carácter integral del conocimiento, en una relación dialógica entre las partes y el todo y, el todo y las partes.  Ello demanda, de alguna manera, la revisión del paradigma de la complejidad, la transdisciplinariedad, la interdisciplinariedad, entre otras cosas. 
Es importante acotar que el énfasis en los aspectos referidos tiene como fin prever el éxito de la innovación, que en este caso  significa el trabajo por proyecto a nivel de Educación Superior, pues, la mayoría de los fracasos en cuanto a  propuestas  educativas integradoras han sido  consecuencia  del desconocimiento, por parte de los actores principales, de las premisas que las fundamentan y les dan sentido práctico.
5. El componente curricular proyecto en Estudios Jurídicos
Al considerar el enfoque orientador del proceso de aprender, el cual,  es inherente a la misma concepción de la formación integral y de una universidad al servicio de las comunidades, en función de la transformación social, se aprecia la coherencia y pertinencia de la puesta en práctica del trabajo por proyectos a través de  métodos como la IAP.   Tal como lo señala el documento contentivo del PFGEJ, se trata de un enfoque innovador en los planos teórico-práctico, epistémico, ético, metodológico, inter y transdisicplinario.    
Esto es consonante con lo expresado, de manera reiterada, en discursos educativos actuales, los cuales enfatizan en  la necesidad de desplegar un  sistema de aprendizaje abierto, flexible e integral, cimentado en la metodología acción  -   reflexión – acción, la cual permite la transformación del contexto  social y del proceso personal, a la vez, estimula el ejercicio del poder local.  Como es de apreciar, bajo esta mirada pedagógica crítica, se consolida la UBV como proyecto educativo.   Se parte de la premisa de que el conocimiento se construye  mediante un  proceso interno, dinámico, de constante  construcción y reconstrucción de  esquemas, formando nuevas estructuras   mentales  que permiten a los seres humanos, hacer nuevas lecturas de la  realidad y emprender  mecanismos de transformación de sus condiciones de vida y las del colectivo.  Dicho proceso se realiza de manera intersubjetiva,  es decir,  entre sujetos, para así llegar a lo intrasubjetivo, formando conciencia. (Vigotski, 1979).  A través de la puesta en práctica del componente proyecto se cumple este cometido, al ser el  elemento crucial  del  desarrollo curricular que orienta la formación de los futuros ciudadanos profesionales.  
Se trata de propiciar un proceso   de aprender a aprender y desaprender, según el cual estudiantes y profesores son aprendices, “seres de praxis que a la vez accionan y reflexionan sobre su mundo y sus contextos de acción.”(UBV, 2004: 89).  En el folleto informativo sobre los PFG (2005:18), en el apartado referente a estudios jurídicos concretamente, se hace referencia a la metodología del “aprender haciendo a través de los proyectos colectivos desarrollados con las comunidades, centrados en la dimensión jurídica y vinculados directamente con las unidades curriculares contenidas en el PFG de Estudios jurídicos”.  Se trata de un  enfoque centrado en el aprender a  partir de la resolución de problemas, en cuyo proceso se conjugan dialógicamente los saberes académicos, científicos y populares.  Así, se contribuye a la formación de esos ciudadanos abogados, comprometidos con un ideal de país, identificados con sus contextos locales sin perder la visión nacional, regional y universal, a  la vez que se democratiza el conocimiento, al colocarlo al servicio de las comunidades.    Se cumple la función del Estado Docente, pues, en la medida que se forma a los nuevos profesionales, se difunde el conocimiento en el pueblo y  éste  consolida las herramientas que permiten la solución de sus problemas y el trabajo, en función del bienestar colectivo. Claro, que en el caso del PFGEJ la aproximación de  la realidad se realizará desde  el ámbito jurídico, pero, con una visión integral de la realidad local, venezolana   y latinoamericana.
Se pautó el desarrollo del proyecto por trayectos, pues el programa de formación se organiza en semestres y estos se agrupan en trayectos.  Dos trayectos,   para la modalidad diurna y tres trayectos, para las modalidades que se desarrollan en horario nocturno y fines de semana.  En el caso del primer trayecto, el proyecto a desarrollar tiene que vincularse al análisis social de la justicia. En  el Táchira, se ha venido delineando una propuesta, considerando: los lineamientos generales del Documento Rector,  El PFG de EsJ.,  el programa tentativo de proyecto I: Análisis social de la  justicia, las competencias para el desarrollo del proyecto: análisis social de la Justicia, los postulados de la Pedagogía Crítica, el ideario pedagógico robinsoniano, el contenido del humanismo democrático, los aportes de la IAP,  el enfoque epistemológico de la metodología pro proyectos,  las dudas de los profesores asesores,  entre otros aspectos.   El trabajo planteado  tiene como propósito orientar el desarrollo de este componente curricular en este PRG, específicamente y, ha contribuir en la unificación de criterios para el trabajo pedagógico. 
5.1. Proyecto I. Análisis social de la Justicia.
Tal como lo plantea el PFGEJ (2005:7), el Estado Venezolano requiere un nuevo ordenamiento jurídico mediante el desarrollo y correcta aplicación de los mandatos constitucionales.   Por eso se forman profesionales con competencias cognitivas y metodológicas en los ámbitos Jurídico y  del Derecho, pero  con  una visión de la realidad plural que debe ser considerada como elemento esencial al momento de administrar justicia.  Así, la UBV pretende “formar un nuevo ciudadano profesional del Derecho profundamente preparado, capaz de comprender en su interacción con la comunidad las relaciones y los conflictos sociales; de aportar respuestas a las preguntas que formulan los nuevos retos que tiene la sociedad venezolana en su propia realidad y en el contexto mundial”    La intención es formar un nuevo ciudadano con gran sentido de responsabilidad y protagonismo social.  Ello es posible a través de esta metodología de proyecto,  por cuya acción se  construyen conocimientos y se consolida la dimensión de la sensibilidad social, el componente ético, desde la integración de saberes, que no es otra cosa que  la mirada holista sobre el contexto, pero desde la óptica del desarrollo endógeno.
En este proyecto I, atinente al Análisis Social de la Justicia, se pretende indagar las concepciones que tiene el pueblo venezolano sobre  la Justicia   y contrastarlas con las teorías institucionalizadas académicamente, propiciando el diálogo de saberes, que pueda dar paso a la consolidación de visiones más  completas y, así,  consolidar conocimientos contextualizados  en el campo de Derecho y difundirlos en los colectivos: El conocimiento al servicio del pueblo. 

1. Aproximación Teórico Conceptual de la IAP
Primer semestre
Dimensión Teórica         
o ¿Qué es la IAP?
o Referentes históricos de la IAP en el mundo  y en Venezuela
o Importancia de la IAP: ¿Por qué esta metodología y no otra?
o Diferencias de la IAP con el Positivismo
o Elementos y características de la IAP
o Ventajas y desventajas de  la IAP
o Posibilidades de aplicación de la IAP en Venezuela en el momento actual
o Fases de la IAP
o Bases conceptuales sobre Justicia Social
Conceptos de Justicia
Teorías de la Justicia

Dimensión Práctica:
El trabajo práctico de los alumnos consistirá en avanzar en la etapa de preparación de la investigación: 
• Realización de la fase de acercamiento e inserción en la comunidad:
·         Delimitación geográfica del área donde se va trabajar
·         Conocimiento del ambiente
·         Ubicación de líderes y organizaciones en la comunidad
·         Consultar necesidades de la población
·         Preselección del grupo con el cual se realizará el estudio
·         Realización de una motivación inicial y creación de un     ambiente de confianza.
·         Revisión teórica y documental sobre la zona
·         Revisión los antecedentes o investigaciones precedentes

Producción de los estudiantes: Informe escrito sobre el trabajo desarrollado.  El mismo será realizado bajo la guía y asesoramiento continuo por parte del profesor asesor de Proyecto I., primer semestre,  considerando los aportes de las demás unidades curriculares que lo puedan enriquecer.  Para su elaboración se propone las siguientes pautas, que deben ser asumidas como un esquema flexible:


Introducción.
CAPÍTULO I: MÉTODO DE INVESTIGACIÓN ACCIÓN PARTICIPANTE
1.1. Definición del Método
1.2. Elementos y características de la IAP
1.3. Referentes históricos de la IAP en el mundo  y en Venezuela
1.4. Importancia de la IAP: ¿Por qué esta metodología y no otra?
1.5. Diferencias de la IAP con el Positivismo
1.6. Ventajas y desventajas de  la IAP
1.7. Posibilidades de aplicación de la IAP en Venezuela en el momento actual
1.8  Fases de la IAP
CAPÍTULO II. REFERENTES TEÓRICOS CONCEPTUALES
2.1.  Fundamentos Jurídicos
2.2.  Fundamentos Políticos
2.3.  Fundamentos Epistemológicos
2.4.  Información sobre la situación de la comunidad en cuanto Justicia Social: programas, proyectos, etc.  
2.5. Antecedentes: investigaciones que se hayan realizado en la comunidad u otros contextos en cuanto a la justicia social.
CAPÍTULO III. MARCO SITUACIONAL
3.1. Delimitación geográfica de la comunidad donde se va a desarrollar la investigación.
3.2. Descripción del ambiente comunitario
3.2.1. Características:
3.2.1.1.  Físicas
3.2.1.2.  Sociales
CAPÍTULO IV. INSERCIÓN COMUNITARIA
4.1. Descripción del trabajo de inserción en la comunidad (Cómo se realizó: aquí hay que relatar todo, desde las primeras visitas, hasta las de motivación)
4.1.1. Contactos formales e informales.
4.1.2. Consulta de necesidades en la población (Explicar cómo se realizó).
4.1.3. Presentación de la lista de necesidades
4.1.3. Identificación del grupo con el cual se realizará el estudio
CAPÍTULO IV: CONCLUSIONES
Del acercamiento e inserción (proceso de socialización) en la comunidad y el proceso de socialización. Análisis de la experiencia con la vinculación profesional. Proceso de autoevaluación. Se recomienda sean formuladas como reflexiones de lo aprendido.
Glosario.
Bibliografía.
Anexos.

2. Reconocimiento de los entornos locales y experiencias de vida comunitaria
Segundo Semestre
Dimensión teórica
• El trabajo social comunitario:
 Qué es y cuál es su importancia
·         Cómo intervenir en las comunidades
Observando
Recreando
Conversando, etc.
• El Diagnóstico:
v Conocimiento de lo local para  la intervención de la comunidad
Dimensión Práctica
¿Cómo realizar el diagnóstico?
Precisar los objetivos del diagnóstico de la investigación
Definición de temas y problemas prioritarios 
Recolección de información
Técnicas e instrumentos
Procesamiento de la información:
Procedimientos cualitativos y cuantitativos
Análisis e interpretación de los resultados         
 Planteamiento del problema
Formulación de algunos mecanismos de acción
 Elaboración del informe
Producto: Informe escrito sobre el trabajo desarrollado.  El mismo será realizado bajo la guía y asesoramiento continuo por parte del profesor asesor de Proyecto I., segundo semestre, considerando los aportes de las demás unidades curriculares que lo puedan enriquecer.  Para su elaboración se propone las siguientes pautas, que deben ser asumidas como un esquema flexible:

Introducción.
CAPÍTULO I: REFERENTES TEÓRICO CONCEPTUALES
Fundamentos Políticos
Fundamentos Jurídicos
El trabajo comunitario: su importancia y características
Procedimientos para trabajar con las comunidades
CAPÍTULO II: DIAGNÓSTICO COMUNITARIO
2.1. Descripción del diagnóstico
2.2. Objetivos del diagnóstico.
2.3. Definición de temas y problemas prioritarios para el diagnóstico.
2.4. Recolección de información
2.4.1 Técnicas e instrumentos a usar en esta fase.
2.5. Procesamiento de la información:
2.5.2. Procedimientos cualitativos y cuantitativos
2.6. Análisis e interpretación de los resultados  
2.7. Planteamiento del problema
2.8. Presentación de los mecanismos de acción
CAPÍTULO lll: CONCLUSIONES
Del diagnóstico realizado y el planteamiento del problema. Experiencias y aprendizajes significativos en esta fase y su vinculación con el área profesional. Proceso de autoevaluación. Se recomienda sean formuladas como reflexiones de lo aprendido. 
Glosario.
Bibliografía.
Anexos.
3. Construcción del proyecto
Tercer semestre
Dimensión teórica
• Qué es la justicia
• Aspectos legales y justicia
• Qué entienden los colectivos por justicia
Dimensión Práctica
El informe quedaría  conformado en una estructura aproximada al siguiente esquema:
Introducción.
CAPÍTULO I: MÉTODO DE INVESTIGACIÓN ACCIÓN PARTICIPANTE
1.1. Definición del Método
1.2. Elementos y características de la IAP
1.3. Referentes históricos de la IAP en el mundo  y en
Venezuela
1.4. Importancia de la IAP: ¿Por qué esta metodología y no otra?
1.5. Diferencias de la IAP con el Positivismo
1.6. Ventajas y desventajas de  la IAP
1.7. Posibilidades de aplicación de la IAP en Venezuela en el momento actual
1.8  Fases de la IAP
CAPÍTULO II. REFERENTES TEÓRICOS CONCEPTUALES
2.1.  Fundamentos Jurídicos
2.2.  Fundamentos Políticos
2.3.  Fundamentos Epistemológicos
2.4.  El trabajo comunitario: su importancia y características
2.5.  Procedimientos para trabajar con las comunidades
2.4.  Información sobre la situación de la comunidad en cuanto Justicia Social: programas, proyectos, etc.  
2.5. Antecedentes: investigaciones que se hayan realizado en la comunidad u otros contextos en cuanto a la justicia social.
CAPÍTULO III. MARCO SITUACIONAL
3.1. Delimitación geográfica de la comunidad donde se va a desarrollar la investigación.
3.2. Descripción del ambiente comunitario
3.2.1. Características:
3.2.1.1.  Físicas
3.2.1.2.  Sociales
CAPÍTULO IV. INSERCIÓN COMUNITARIA
4.1. Descripción del trabajo de inserción en la comunidad (Cómo se realizó: aquí hay que relatar todo, desde las primeras visitas, hasta las de motivación)
4.1.1. Contactos formales e informales.
4.1.2. Consulta de necesidades en la población (Explicar cómo se realizó).
4.1.3. Presentación de la lista de necesidades
4.1.3. Identificación del grupo con el cual se realizará el estudio
CAPÍTULO V: DIAGNÓSTICO COMUNITARIO
5.1. Descripción del diagnóstico
5.2. Objetivos del diagnóstico.
5.3. Definición de temas y problemas prioritarios para el diagnóstico.
5.4. Recolección de información
5.4.1 Técnicas e instrumentos a usar en esta fase.
5.5. Procesamiento de la información:
5.5.2. Procedimientos cualitativos y cuantitativos
5.6. Análisis e interpretación de los resultados  
5.7. Planteamiento del problema
5.8. Presentación de los mecanismos de acción
CAPÍTULO VI.
6.1. Elaboración de propuestas: Pertinentes y factibles.
6.2. Elaboración de un plan de acción
6.3. Aplicación de la propuesta.
6.4. Evaluación de las acciones.
6.5. Resultados obtenidos.
CAPÍTULO VII.  CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
7.1.  Conclusiones  en cuanto a lo aprendido con respecto a: el método, el trabajo comunitario y el análisis social de la justicia.
7.2.  Recomendaciones
Glosario.
Bibliografía.
Anexos.

Es importante acotar, que para la elaboración de un trabajo de calidad, se deben consultar fuentes bibliográficas  relacionadas con  los diversos instrumentos que puedan ser pertinentes para la recolección de la información en el trabajo con las comunidades, los cuales deben ser ubicados, más específicamente en el enfoque investigativo cualitativo. Ello no desmerita el uso de un instrumento que considere variables cuantitativas.  En otros términos,   se  debe investigar sobre las maneras de recoger la información  que  se considere necesaria para  entender la realidad  de las comunidades en cuanto a justicia.   Igualmente,  deben  realizar  consultas bibliográficas  sobre los procedimientos sistematizados ya, en cuanto al procesamiento de este tipo de información: cualitativa y cuantitativa.

6.  La  vinculación de las demás unidades curriculares con el componente proyecto
El  proyecto como un componente curricular integral, en el sentido  de permitir  el desarrollo de las unidades curriculares en función de él, e integrador, porque vincula todas las unidades curriculares en un  mismo proceso formativo.   El PFGEJ en  el Táchira ha considerado que la vía más efectiva para lograr este tipo de trabajo esta dado  en el aporte a la revisión conceptual y elaboración de los apoyos teóricos de tipo: tanto jurídico como político, los cuales deben construirse  en el trabajo pedagógico de las diversas unidades curriculares que se estudian en cada semestre o tramo. En otros términos,  en los apoyos teóricos se deben  precisar,  tanto los aspectos inherentes a la comunidad sujeto y objeto de estudio, como los referentes políticos y jurídicos que dan sustento al trabajo.  Los mismos deben ser construidos en el análisis de los contenidos de las diversas unidades curriculares, pues el diseño curricular de este PFG, está organizado con una lógica tal que permite hacerlo.
Al revisar la competencia o intencionalidad más general de cada unidad curricular, se aprecia cómo éstas, pueden coadyuvar a construir en el estudiante el referente conceptual para develar los elementos teóricos que le permitan interpretar y fundamentar el trabajo en las comunidades e interpretar la justicia como un aspecto inherente a jurídico dentro de una visión política.  Esto es lo que hace que el proceso formativo de los futuros profesionales del derecho sea de tipo integral e integrador, como se expuso con antelación.

El lineamiento, entonces, es que la construcción de los referentes teóricos se haga, a partir del trabajo que se hace en las comunidades y, que de manera simultánea se desarrolla en las cuatro unidades curriculares.  Son  obligatorios,  por tanto, los referentes teóricos  de tipo jurídico y de tipo político, que deben estar presente en todos los proyectos desde el primer semestre, donde se inicia su construcción, hasta el tercer semestre cuando se termina el trayecto.  Se trata de una producción de los estudiantes con orientación de los profesores de las diferentes unidades curriculares, quienes deben  evaluar este trabajo, considerando la transferencia de lo aprendido e incluyéndolo en el plan de evaluación.   En cada semestre, los estudiantes retomarán la elaboración teórica de tipo jurídico y político del semestre anterior y la enriquecerán a la luz de los aportes de las demás unidades curriculares. 

7. A manera de conclusión
      El trabajo por proyecto resulta una práctica innovadora en la Educación Superior y la  UBV,  ha asumido su esencia pedagógica para dar  concreción  a un proceso formativo de ciudadanos profesionales sensibles, solidarios, justos, con amor e identidad por  el país, interesado en los problemas que aquejan los colectivos y comunidades.  Continente del ideal educativo Robinsoniano, da realce a este legado histórico, lo cual implica, un arduo trabajo de difusión del enfoque pedagógico bolivariano que les permita a los profesores de la UBV tener una visión integral del proceso formativo y una postura epistémica clara, que  los  conduzca a concretar, a su vez,   una práctica pedagógica coherente.  Se abre las posibilidades de producir un proceso educativo que forma y transforma: educa al estudiante y transforma la realidad.  

Referencias Bibliográficas
Contreras, C. (2002). La Investigación Acción Participativa: Revisando sus metodologías
y potencialidades. En Durston J. y Miranda, F. (Compls) (2002).  Experiencias y
Metodología de la investigación participativa. Chile: CEPAL: Serie Políticas sociales.  
Freire, P. (1998). Pedagogía de la Autonomía. México: Siglo XXI.
Jorge, C. (2000).  Educación y Revolución en Simón Rodríguez. Caracas; Monte Ávila. 
Martínez, M. (1997). El comportamiento Humano. México: Trillas.
Murcia F., J. (S/A). Investigar para Cambiar. Bogotá: Magisterio.  
Larroyo, F. (1980). Historia General de la Pedagogía. México: Porrúa. 
Ocampo F., E. (1999).  Corrientes Pedagógicas: para  iniciar la aproximación. En
Roldan, O.; Alvarado, S.;  Hincapié, C.; Ocampo, E.; Ramírez, J.; Mejía, M.; Ospina, H.
(1999). Educar el desafío de hoy.   Bogotá: Magisterio.
Prieto F., L. (1990). Principios Generales de la Educación. Caracas: Monte Ávila.
UBV. (2004). Documento Rector. Universidad Bolivariana de Venezuela. Caracas: UBV.
UBV. (2005).  Programas de Formación de Grado. Caracas:  Ediciones Imprenta
Universitaria.
UBV. (2006). Programa de Formación de Estudios Jurídicos. Caracas: coordinación de
edición y publicaciones UBV.
UBV. (S/A). Proyecto I: Análisis Social de la Justicia.
UBV. (S/A). Competencias para el Desarrollo del Proyecto: Análisis Social de la Justicia. 
Vygotski, L.S. (1979). El desarrollo de los Procesos Psicológicos Superiores. Barcelona:
Editorial Crítica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada