Yo no estoy dispuesto a entregar mis armas en caso de que todos lo hagan. Yo me haré morir con los pocos que me acompañan porque es preferible hacernos morir como rebeldes y no vivir como esclavos. (Augusto César Sandino).

lunes, 7 de noviembre de 2011

Ecorregiones de Venezuela Sistema De Colinas Lara- Falcón


Sistema De Colinas Lara- Falcón


En el Noroccidente del país destacan dos regiones geográficas de difícil caracterización por su inmensa variedad de clima y paisaje. Éstas son el Sistema Coriano y el Lago de Maracaibo. Los estados Falcón, Lara y partes de Zulia, Yaracuy y Carabobo forman parte del Sistema Coriano que limita al oeste con el Lago de Maracaibo, hacia el sur con la ecorregión de los Andes y al oriente se pone en contacto con la Cordillera Central.

Presenta una geografía principalmente montañosa, lo que se evidencia en serranías, valles, llanuras y la Península de Paraguaná, aquí se encuentra el punto más septentrional del país continental, en el Cabo San Román. El punto culminante de la región se encuentra en el Cerro Cerrón de 1.900 m. En líneas generales, el clima del sistema montañoso es seco y las precipitaciones varían de 500 a 1500 mm. anuales. La temperatura media anual oscila entre 20º y 28º C. dependiendo de la altura. Al nivel del mar, hay un clima tórrido; pero en la parte más septentrional tienden a soplar vientos fuertes provenientes del Mar Caribe.

La Vegetación de Selva cubre las numerosas montañas y serranías de la región con bosques de cierta importancia, sin embargo, hay numerosas zonas, ubicadas en la costa en donde abunda la vegetación xerófila y destacan las formaciones desérticas de los Médanos de Coro.


La depresión del Lago de Maracaibo

Está situada en el noroeste del país, entre la Cordillera de los Andes y la Sierra de Perijá. Abraca una extensión aproximada de 70.000 kilómetros cuadrados, incluyendo el lago. En ella se localiza Maracaibo, la ciudad más importante del país desde el punto de vista demográfico, después de Caracas y Cabimas, en la costa oriental del lago.

            Constitución y Relieve

La depresión del Lago de Maracaibo es una fosa tectónica desde el punto de vista estructural, la cual se hunde paulatinamente mientras se elevan la Cordillera de los Andes y la Sierra de Perijá. Esta cuenca estuvo durante millones de años cubierta por aguas de poca profundidad, donde se depositaron sedimentos y restos orgánicos que formaron estratos de gran espesor y que son los responsables de la existencia de petróleo y gas natural en el subsuelo de la depresión.
Los estratos están formados por areniscas, lutitas, calizas y conglomerados de distintas edades geológicas. En esta masa de rocas sedimentarias en donde se han realizado las perforaciones en busca del petróleo.
El relieve de la depresión es plano, la mayor altitud no rebasa los 75 metros. El contacto con las montañas circundantes es brusco; a pesar de ello, desde la Sierra de Perijá al noroeste y desde la Sierra Siruma o el Empalado al este, se desprenden pequeñas estribaciones montañosas. De igual modo, se presentan algunas irregularidades del relieve en el suroeste de la depresión como las serranías de Tarra y La Paloma.
                  El Lago de Maracaibo, con una extensión de 13.000 kilómetros cuadrados, ocupa la porción central de la depresión. Se trata de un cuerpo de agua dulce, cuyas profundidades no van más allá de los 50 metros. Este lago, probablemente se formó durante el Oligoceno, cuando al ser abandonada por las aguas del mar, la depresión comenzó a llenarse con las aguas procedentes de las tierras altas que la bordean.
Al norte del lago de Maracaibo, entre Punta Macolla y Punta Espada, se abre una gran ensenada litoral que recibe el nombre de Golfo de Venezuela. La curva de la culata de este golfo está interrumpida pro las bocas que se abren entre dos flechas arenosas: Oribono y San Carlos. Entre estas dos flechas hay dos islas, la de Barbosa y la de Zapara. Detrás de esta formación insular se abre la bahía de El Tablazo, donde se asoma la isla de Toas. Al sur de la bahía de El Tablazo encontramos la llamada Barra de Maracaibo. La barra es un banco de arena que se forma en el sector de equilibrio entre las aguas de origen lacustre y las aguas marinas, por lo cual la navegación se hace peligrosa.

 Vegetación, clima e hidrografía

La depresión del Lago de Maracaibo en su parte sur, tiene una vegetación de selva hidrófila, la cual es indicadora de altas temperaturas y pluviosidad elevada, esta última se debe a la presencia de la Cordillera de los Andes que actúa como factor propiciador de la misma, al interferir el paso de los vientos húmedos y provocar la precipitación en forma de lluvias orográficas.
En la parte central de la depresión, las temperaturas son igualmente elevadas, pero la pluviosidad es estacional y en menor cuantía que la caída en la parte sur. La vegetación que se origina es herbácea.
En la parte norte de la depresión, particularmente en la península de la Guajira, las temperaturas son altas, la evaporación es igualmente elevada y la pluviosidad es escasa, en consecuencia la vegetación es xerófila (cujíes, tunas y cardones), propia de los climas semiáridos.
El drenaje permite distinguir en la depresión dos subregiones:
Subregión seca en el norte y el centro de la depresión, se extiende hasta el río Santa Ana por el oeste y hasta el río Frió por el sureste. Es un área de escasa pluviosidad y buen drenaje, los ríos tienen cauces estabilizados. Al norte del río Limón se encuentran algunas albuferas. En la costa oriental, entre Bachaquero y Lagunillas, existe un hundimiento progresivo de la superficie. La aridez alcanza niveles extremos en la península de la Guajira, cubierta en grandes extensiones por amontonamientos de arena que reciben el nombre de dunas.
Subregión húmeda en el sur, se caracteriza por ser cenagosa, en virtud que el drenaje es deficiente por el poco declive del relieve, la pluviosidad abundante y el gran cauce de los ríos, entre los cuales están el Chama, el Motatán, el Escalante y el Santa Ana. Estos ríos presentan meandros y se desbordan al aumentar su caudal, provocando grandes inundaciones todos los años.
Aspecto socioproductivo
  • El subsuelo de la depresión contiene los yacimientos petrolíferos más importantes del país.
  • Las actividades agropecuarias se practican de manera considerable en la parte central y meridional de la depresión. Se destacan el cultivo del plátano, el de caña de azúcar y la cría de vacunos, la cual favorece la industria láctea.
  • Los depósitos de carbón mineral de los ríos Guasare, Cachirí y Limón, representan otra posibilidad económica para el estado Zulia. En el Guasote hay reservas probadas en el orden de las 487 millones de toneladas, las cuales tienen la ventaja de que pueden explotarse a cielo abierto y con acceso directo a las rutas de navegación internacional a través del Golfo de Venezuela, donde pudiera construirse un puerto de exportación.
  • En el área de El Tablazo se ha establecido un complejo petroquímico que ica en forma preponderante en la costa oriental del Lago de Maracaibo.
  • La ciudad de Maracaibo, con más de un millón de habitantes, tiene una esfera de influencia que incluye todo el occidente del país, la cual se consolidó al construirse el puente Rafael Urdaneta sobre el Lago de Maracaibo, que a su vez propició la integración de esta ciudad con el resto del país.


Cordillera de la Costa

Hace unos 80 millones de años, al norte de Venezuela empezó a elevarse la Serranía del Litoral, que cuenta en la actualidad con cumbres que sobrepasan los 2.000 m. de altitud. Otro proceso tectónico más reciente determinó el surgimiento de la Serranía del Interior creando, hace unos 12 millones de años, el perfil básico de esta zona, llamada por los que intentan clasificar las regiones de Venezuela: Cordillera Central.
Estos procesos dieron lugar a depresiones de gran magnitud que, matizadas por el acarreo de materiales definen la cuenca del Lago de Valencia y los Valles del Tuy, Caracas, Aragua y Barlovento con sus numerosos ríos de diverso caudal. Las serranías aún se elevan lentamente y las fuerzas tectónicas se expresan periódicamente en sismos de variada intensidad, sacudiendo este complejo mosaico geológico.
El fenómeno tectónico que dio origen a la cuenca de Cariaco separó a la Cordillera de la Costa de Venezuela, de tal manera que hoy puede hablarse del sistema central y separadamente del sistema oriental. Ambos tienen similitud geológica que los emparenta incluso con el norte de la Isla de Trinidad. La Cordillera Central se trata de una formación montañosa similar a la del centro, aunque con alturas menores.
Sin duda ésta es la zona más intervenida del país, y al intenso uso de las tierras para la agricultura se suma el efecto de la urbanización. El resultado son amplias áreas fuertemente erosionadas, procesos agudos de sedimentación en los valles, inestabilidad en las laderas y contaminación del aire y el agua.
Límite y Área
Esta compleja región es dividida en ocasiones en Cordillera Central y Cordillera Oriental, constituye las elevaciones ubicadas al norte del país, concentrando a los estados: Parte de Yaracuy, Lara, el norte de Cojedes y Guárico, Miranda, Carabobo, Aragua, Dtto. Federal, el norte de Anzoátegui y Sucre.
La Cordillera Central se extiende a lo largo de la costa septentrional hasta la depresión del Río Unare en el Este, alcanzando su punto más alto en el Pico Naiguatá a 2.765 msnm. En su punto más bajo, el límite coincide con la cota de los 250 m. y antes de conectarse con la región de los andes, al oeste. En el sur, se solapa por la ecorregión de los Llanos y al norte se cierra con el borde de la línea de la costa actual.
La Cordillera Oriental se ubica en la dirección oeste-este desde la Depresión del Río Unare hasta la punta oriental de la Península de Paria y se aproxima hasta Yaguaraparo donde el relieve cambia de abrupto a casi llano, a ciénegas y espigones deltáicos. Alcanza su altitud máxima, de aproximadamente 2.400 msnm. en las montañas del Turimiquire. Su punto más bajo la marca la cota de los 250 m. Por el norte, sigue la línea de la costa actual.
Biodiversidad
Al sur, mirando hacia los llanos, se encuentran laderas de variable inclinación, valles sedimentarios, lechos de ríos y quebradas, pobladas por una vegetación cambiante donde las elevadas montañas han definido dos zonas de vida contrastantes: las laderas más húmedas aún preservan bosques nublados con árboles que alcanzan hasta 60 m. de altura y que constituyen uno de los ecosistemas más complejos y diversos del mundo.
Al intenso impacto determinado por la elevada densidad humana de esta región sobreviven magníficos ejemplos de esos bosques declarados parques nacionales.Tan rica la fauna como la flora, estos bosques nublados constituyen auténticos refugios de la biodiversidad. En una cara el bosque húmedo o nublado, en la otra el bosque seco, donde jabillos, "indios desnudos", "guatacaros" y otros árboles son las especies más notorias.
Según la estrategia de biodiversidad del WWF, esta área está dominada por la ecorregión de los Bosques de la Costa.
Aspectos socioeconómicos
Los apacibles valles, poblados dos siglos atrás por algunos indígenas y africanos y hacendados de origen español, albergan en la actualidad aproximadamente el 40% de la población del país. Caracas y su zona de influencia, concentran el 50% de todos los servicios médicos y asistenciales, /el 66% de los depósitos bancarios, el 80% de los capitales suscritos de las empresas privadas, el 60% de los teléfonos y el 45% del empleo industrial.
Más de la mitad de sus habitantes nacieron en otras regiones del país y del mundo y la fuerte influencia de la inmigración europea de la post-guerra, en particular españoles, portugueses, centroeuropeos y norafricanos, se percibe en la variada gastronomía, tipos de comercio, rasgos físicos y heterogéneos acentos.
En los valles intermontanos de Valencia, Maracay y Caracas, la caña de azúcar constituye el cultivo más importante, alternándose con áreas donde se cultivan hortalizas y frutas. Zonas más calientes, resaltan con cultivos tradicionales como el cacao, plátano y tubérculos.
Los Andes
Los Andes del Norte son un conjunto de ecorregiones propias de las partes altas de los Andes tropicales y de los valles intermontanos del occidente de Venezuela, Colombia, Ecuador y el norte de Perú. Cubren un área aproximada de 49 millones de hectáreas que se extienden a lo largo de 2.000 km. desde la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia) y la Cordillera de Mérida (Venezuela), hasta el Abra de Porculla en la depresión de Huancabamba en el norte de Perú. Este Complejo Ecorregional tiene importancia global dentro de la clasificación de unidades de conservación de WWF, pues es reconocido mundialmente por su gran diversidad biológica y por ser uno de los más importantes centros de endemismo, es decir, existen un gran número de especies que sólo habitan aquí. Contiene casi la mitad de la diversidad de plantas con flores, aves, ranas y mariposas de toda la región Neotropical y además una enorme riqueza de recursos renovables como el agua. Los Andes Venezolanos se consideran entonces, como la prolongación más norteña de ese enorme edificio montañoso del borde del Pacífico. Se dividen en dos ecorregiones: Bosques Montanos Andinos de Venezuela y Páramos de los andes Venezolanos, ubicadas en la Cordillera de Mérida. Esta subdivisión está supeditada a la altura, por lo que en pocos kilómetros el paisaje puede variar. Así, se diferencia la vegetación y la fauna de cada área.
El medio andino, por montañoso que es, lo caracteriza su gran fragilidad natural la que se hace aun mayor cuando es intervenido por el hombre de manera imprudente e irracional. La fragilidad del entorno se refleja, en sus propios recursos naturales. En efecto, ellos se hallan en equilibrio dinámico y precario, por lo que es imprescindible que la relación hombre-medio se efectúe de forma más armoniosa, a los fines de no romper tan sensible y delicado equilibrio.
Los Andes venezolanos constituyen un sistema montañoso integrado por la Cordillera de Perijá y la Cordillera de Mérida. La primera, sin embargo, pertenece en gran parte a Colombia. Teniendo como centro casi perfecto a la ciudad de Mérida, la cordillera es un alargado y estrecho rectángulo de 400 Km. Se dispone de SW a NE en la parte noroccidental del país. Dos depresiones la delimitan en ambos extremos: la Depresión del Táchira y la Depresión de Lara. A su vez, dos alargadas u estrechas fajas de piedemonte la separan de las llanuras vecinas. Los andes de Venezuela establece la separación entre dos cuencas hidrográficas: la de Apure-Orinoco y la del Lago de Maracaibo.
La riqueza de los recursos naturales renovables de la región es inmensa, principalmente cuando se trata del agua, de su gama climática, de la diversidad de su vegetación y de las singulares bellezas escénicas con las que cuenta. Esto es producto de la misma variabilidad física geográfica que caracteriza a este medio montañoso. De acuerdo a la división ecorregional, la vegetación de los andes se caracteriza por los numerosos tipos boscosos, selvas nubladas y páramos alto andinos, todos con alto grado de endemismo florístico. Un ejemplo característico de su riqueza especial es el frailejón, arbusto que sólo puede sobrevivir en las alturas de los páramos y cuya longevidad puede llegar a los 150 años y un importante número de palmas adornan los paisajes selváticos.///Su biodiversidad de fauna es comparable con la de la selva amazónica. Las aves, murciélagos y ranas son especialmente importantes en esta región por su diversidad. El número de mamíferos alcanza las 211 especies, resaltando como especie emblema el Oso de Anteojos (Tremarctos ornatus), considerado como la especie más sensible en los Andes por la reducción o pérdida de su hábitat y el Tapir de Montaña (Tapirus pinchaque), endémico de los Andes del Norte.
Constituye el extremo nor-oriental de Los Andes de Venezuela. A partir del segmento transversal del Río Boconó, el relieve andino empieza a descender, hacia la Sierra de Portuguesa que finalmente se confunde con las depresiones de El Tocuyo - Quibor - Barquisimeto. En su conjunto, la Sierra de Portuguesa comienza con el páramo Guaramacal, cuyas cimas oscilan entre 2800 a 3100m., prosiguiendo con el páramo Agua Fría (2.800 m.) y el Páramo Los Rosarios (2.400 m.). Luego de este último páramo, los relieves de las últimas estribaciones andinas, ubicadas al sur de la Falla de Boconó, se prolongan con alargadas filas montañosas de dirección noreste, cuyas altitudes ya se encuentran por debajo de los 2000m. Por diferentes motivos y en épocas distintas, se crearon varios parques nacionales en su geografía: Yacambú, Terepaima, Guaramacal y Guache. Estos parques a pesar de tener una corta distancia entre uno y otro, son relativamente pequeños y están aislados entre si, desde el punto de vista de sus linderos.
El uso de la tierra predominante en los bosques de la sierra es el cultivo del café de sombra, lo que ha venido cambiando hacia café de sol y otros cultivos abiertos que promueven la pérdida de cobertura boscosa. Esto ha provocado un cambio en la cobertura vegetal que podría aislar definitivamente a estos parques nacionales, al perderse la continuidad boscosa que precariamente queda entre ellos e impidiendo que puedan cumplir con el objetivo de conservar la biodiversidad y mantener los procesos ecológicos naturales. Por ello FUDENA, realiza esfuerzos para fortalecer la conservación en esta área de la ecorregión con su proyecto "Establecimiento de un Corredor Biológico para la Sierra de Portuguesa".
Los Llanos
 Constituyen una ecorregión en Venezuela. Son considerados como uno de los ecosistemas de humedales y agua dulce más importantes del planeta. Esta ecorregión se encuentra distribuida entre Colombia y Venezuela, abarcando una extensión de aproximadamente 355.112 Km2, la porción venezolana representa cerca del 68% de la misma. A escala nacional, los Llanos resaltan por su diversidad biológica, aspectos socio-culturales y potencialidades económicas. Estos desempeñan una función ecológica esencial en un entorno determinado por los recursos hídricos. Los humedales como los llanos proporcionan agua limpia, reducen los sedimentos de las fuentes de agua potable, desempeñan una función de contención del agua y evitan fuertes corridas de aguas durante las inundaciones.///Sin embargo persisten una serie de problemas que repercuten en el desarrollo sustentable de la ecorregión de los llanos. La degradación y destrucción de ecosistemas, como consecuencia de la deforestación incontrolada, la extracción de arena de los cauces de ríos importantes, el represamiento inadecuado de aguas, métodos de agricultura basados en la tala y la quema, contaminación de suelos por agroquímicos, incendios forestales, cacería furtiva y reducción de humedales para fines de ganadería son los más resaltantes. Es importante que el ciudadano común entienda la interdependencia que tienen su entorno natural y su propia vida y ejerza positivamente su influencia en ellos.
Los estados pertenecientes a los llanos son: Apure, Barinas, Portuguesa, Cojedes, Guárico, Anzoátegui y Monagas.
Los llanos de Venezuela se dividen en Llanos Occidentales: corresponden a los estados Apure, Barinas y Portuguesa. Llanos bajos que se inundan en la época de lluvia y los llanos altos a los pies de los andes .Llanos Centrales: comprenden los estados Cojedes y Guárico. Al norte se encuentran pequeñas montañas llamadas galeras que son los Llanos Orientales: comprenden los estados Anzoátegui y Monagas. Se caracterizan por las mesetas.
El equipo SIG de ASOMUSEO, ha recopilado toda la información físico natural existente de la región, con la cual y bajo criterios de unidades geomorfológicas y de paisaje ha definido los límites de la ecorregión para este proyecto. Límite Oriental: Contacto de las planicies aluviales y de la altiplanicie de los Llanos Orientales con las planicies cenagosas y turberas del Delta del río Orinoco y de los ríos San Juan, Guanipa, Tigre y Morichal Largo. Límite Nor-Oriental: Contacto de la altiplanicie de los Llanos Orientales (Formación Mesa) con el tramo Oriental montañoso de la Costa. Límite Norte: Cuencas de los ríos Unare y Neverí. Contactos del sistema de colinas con las estribaciones con disección profunda de los tramos Oriental y central del sistema montañoso de la costa. Límite Norte con los Llanos Centrales y Centro Occidentales: Contacto del sistema de colinas, altiplanicies de denudación, con las estribaciones con disección profunda de la Serranía del Interior del tramo central del sistema montañoso de la Costa. Límite Norte y Occidental por los Llanos Occidentales: Zona de contacto de la Planicie Aluvial con las colinas y mesas inclinadas que forman el Piedemonte andino. Este contacto se realiza por medio de planos inclinados (Glacis) con pendientes entre 1 y 5 %, los cuales son incluidos en la región de los Llanos. Límite Sur: Ríos Orinoco, Meta y Arauca, frontera con la República de Colombia. Porcentaje del área total por estado
1 * Táchira = 0.31% // 79477.74
2 * Barinas = 12.63% // 3208119.15
3 * Portuguesa = 5.38% // 1367603.96
4 * Cojedes = 3.86% // 980038.52
5 * Aragua = 0.78% // 197226.97
6 * Guárico = 23.85% // 6059770.84
7 * Anzoátegui = 16.82% // 4272260.36
8 * Monagas = 7.61% // 1933421.78
9 * Apure = 27.91% // 7090474.82
10* Río Orinoco = 0.76%                  |

  El Río Orinoco constituye la más importante fuente de recursos naturales de todo el país y una parte importante de su cuenca está ubicada en los llanos venezolanos. Pero en esta región conviven más de 20 ríos que representan el sustento muchas especies de animales y vegetales que habitan en sus alrededores. Por lo tanto, la biodiversidad de los llanos de Venezuela está fuertemente influenciada por sus ciclos hidrológicos.

A su vez, estos sistemas fluviales están interrelacionados con el clima y los paisajes por donde fluyen. En su vegetación se distinguen diversas formaciones de sabanas, palmares y bosques de distintos tipos. Su fauna reúne especies de peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos que sólo pueden verse aquí y que por su vistosidad o por encontrarse en peligro de extinción son consideradas emblemáticas para la región. Entre ellos la Tortuga Arrau, el Caimán del Orinoco, la guacamaya bandera, el Cardenalito, el manatí, la tonina y el jaguar gozan de un puesto principal.

Para garantizar la conservación de la diversidad biológica en los llanos se han creado varias áreas protegidas, repartidas en parques nacionales (Cinaruco-Capanaparo, Río Viejo, Aguaro Guariquito) monumentos naturales (Cerro Platillón, Morros de San Juan, Morros de Macaira); Refugios de Fauna Silvestre (Estero de Chiriguare, Caño Guaritico, Tortuga Arrau) y Reservas Forestales (Turén, Ticoporo, Caparo, San Camilo).   
                       
 Algunos datos comparativos nos ayudan a visualizar como esta gran extensión que corresponde a las 3 cuartas partes de nuestro territorio, posee una población que representa el 16% de los habitantes de Venezuela, con una densidad de tan sólo 15 hab/Km2, siendo la media nacional de 26 hab/km2. Aún cuando el 78% de esta población habita en comunidades urbanas, el 16% es analfabeta además, se estima que un 58% vive en condiciones de pobreza y de esta un 51% se encuentra en pobreza extrema.

Con estas cifras, el panorama de esperanza de vida no es muy alentador. Resalta en este caso que por cada 100 niños que nacen, sobreviven 69, por lo que las posibilidades de sobrepasar la niñez se ubican en un 26%. Convirtiéndose en las principales causas de la muerte la anemia, diarrea, bronquitis y la hipertensión arterial.

A pesar que la región cuenta con un gran potencial agrícola y pecuario, recursos forestales y minerales y actividades industriales enfocadas al área agropecuaria, sus principales problemas se relacionan con insuficientes ó deficientes servicios básicos (agua, residuos, cloacas, etc), servicio de salud deficiente, déficit de viviendas, baja calidad y cobertura del sistema educativo, inadecuada o inexistente vialidad y altos índices de pobreza.///El análisis multidisciplinario de estos y muchos otros datos, que en el informe se encuentran detallados al nivel de municipio, espera contribuir a dar respuestas concretas a algunos de estos problemas con importantes connotaciones ambientales.///Según los resultados del estudio Socioeconómico elaborado para la Ecorregión de los llanos, su población para el año 2000 se estima, según proyecciones de la OCEI, en 4.025.552 habitantes, lo que representa el 16,6% de la población nacional, con una densidad de 15 habitantes por Km2.///Los Estados que presentan una tasa de crecimiento notablemente superior al promedio de la Ecorregión e incluso al nacional son Apure, Portuguesa y Cojedes, por lo que se constituyen en las zonas con mayor dinamismo demográfico.

Guárico, Monagas y Anzoátegui presentan una tasa de crecimiento inferior al promedio Ecorregional. Sin embargo, si se comparan con las tasas de la década anterior todas las entidades registran un aumento en su ritmo de crecimiento. En la región sólo tres estados (Anzoátegui, Apure y Monagas) tienen Población indígena.  
            |
En el extremo oriental de los llanos e independiente de ellos, se encuentra el Delta del Orinoco, sub-región comprendida por la desembocadura al Océano Atlántico de nuestro principal río. Los criterios para su delimitación están conformados por las condiciones de anegamiento, la presencia de brazos deltáicos y ciénagas, además de su identificación como sistema sedimentario (PDVSA, 1992).Incluye los ecosistemas de las planicies aluviales de los Ríos Amacuro, Orinoco, Morichal Largo, Guanipa y San Juan. Se pueden apreciar manglares, planicies cenagosas y costeras, plenillanuras parcialmente inundables y la Sierra del Imataca. El agua con las eternas fluctuaciones diarias de las mareas, es el factor más importante que condiciona la vida en el delta.

 Con sus ingentes aportes de sedimentos y nutrientes, el Río Orinoco crea día a día nuevos substratos sobre los cuales se instalan plantas adaptadas a estas condiciones inestables. Así, en el borde más externo del delta se halla un amplio cinturón de manglares, al cual le siguen tierra adentro unos bosques bajos permanentemente inundables y luego en condiciones de inundación alternante, bosques altos y tupidos donde predominan el drago y las palmeras, muchas de las cuales representan recursos esenciales para la sobrevivencia de los indígenas Warao, dueños ancestrales de estos paisajes acuáticos (PDVSA, 1992). Contiene un discreto número de especies endémicas y una moderada diversidad biológica, el grado de intervención en el área es todavía relativamente bajo, pero con las actividades petroleras que se desarrollan allí se vislumbran cambios que podrían repercutir negativamente en la conservación de la diversidad biológica. (MARN, 2000). El 5 de Junio de 1991, el delta del Orinoco fue decretada una Reserva de Biósfera             
Guayana



            Sur del Orinoco
Por su magnitud y sus paisajes naturales, esta región es la que se encuentra mejor delimitada. Por el norte, coincide con el Río Orinoco, por el este, sur y oeste hay numerosas crestas y ríos importantes de la cuenca del Amazonas, que a su vez constituyen los límites naturales con Brasil y Colombia.
El Escudo Guayanés está formado por una de las más antiguas formaciones geológicas contando con una edad de 1500 millones de años.
En el este de la región se encuentra la Cordillera de Imataca, la Altiplanicie de Nuria, la zona de Paragua y el Rìo Cuyuní en donde se hallan las sabanas de Guayana, de topografía ligeramente ondulada y plana, pero cubiertas por selva. Luego están las zonas montañosas, tales como las serranía de Upata y El Callao. 
Luego hacia el occidente siguen las sabanas del Caroní y del Paragua y los Valles del Alto Caura. Hacia el sur, hasta los límites con Brasil , se encuentra la Sierra de Pacaraima, cuya porción más conocida es la Gran Sabana, planicie elevada a más de 1000 m. sobre la hoya del Río Cuyuní.
El Parque Nacional Canaima presenta las superficies erosionadas llamadas tepuyes, voz que en lengua Pemón significa cerro de formas geométricas tabulares. 
La exuberante vegetación que aquí predomina hace pensar en suelos ricos en nutrientes, sin embargo, los expertos han desmentido esta aseveración. A pesar de ello, innumerables tipos de bosques, sabanas y arbustales, con unas 9000 especies de plantas, cubren toda la región. Ésta no sólo representa uno de los grandes centros de endemismo del mundo, sino que adicionalmente, los científicos siguen encontrando especies desconocidas.
Los bosques pluviales siempreverdes son las comunidades vegetales más frecuentes en la región, en las cumbres de los tepuyes también hay bosquecillos enanos. En el área del Guri y en la Gran Sabana predominan las sabanas graminosas. Otras formaciones vegetales son los arbustales.
Esta zona, tiene una importancia especial desde el punto de vista minero, ya que sus yacimientos de hierro y diamantes se cuentan entre los principales de Latinoamérica y el mundo.
WWF, organización internacional de conservación, reconoce para esta área siete ecorregiones de interés. Entre ellas: bosques altos de Guayana, Agua Dulce de Guayana, Bosques Húmedos de Guayana, Manglares de Amazonas y Guayana, Río Orinoco y Bosques Inundables, Bosques Húmedos de Río Negro-Juruá y Ríos del Alto Amazonas.



EJE DE DESCONCENTRACIÓN ORINOCO – APURE

                                                   
Relación de la propuesta con las prioridades nacionales de desarrollo:
El desarrollo del eje Orinoco - Apure es un proyecto bandera que contribuye a la descentralización y desconcentración territorial contemplada en el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social (equilibrio territorial), definido como un gran proyecto nacional con un alto componente estratégico y geopolítico que persigue una ocupación mas racional del territorio venezolano y un mejor aprovechamiento de sus recursos, dada la alta potencialidad económica de la zona.
Relación de la propuesta con el sector y/o subsector económico y social del proyecto:
El desarrollo del proyecto Eje Orinoco Apure, contribuirá a minimizar el programa general de pobreza, infraestructura inadecuada, servicios insuficientes y escasa articulación de las actividades económicas productivas, ya que en esta zona se encuentran recursos hídricos, potencial hidroeléctrico, potencial forestal, suelos con vocación pecuaria y de cultivos, reservas nacionales mineras, potencial pesquero y turístico, aprovechables y susceptibles de ser explotados, una vez aperturada la navegación fluvial.
Este proyecto tiene como objetivo principal la estructuración de un eje de desarrollo  en el área de influencia inmediata de los ríos Orinoco y Apure, a través de la identificación, promoción y ordenamiento de unas series de actividades productivas y sociales capaces de generar un importante proceso de ocupación territorial e intercambios económicos de bienes y servicios. La importancia, diversidad  y magnitud de los estudios y las obras involucradas sitúan a este proyecto como uno de lo más grandes a escala nacional, con un alto componente estratégico y geopolítico, que persigue una ocupación más racional del territorio venezolano y el mejor aprovechamiento de sus recursos.

El área de influencia inmediata  del proyecto Orinoco – Apure ocupa una superficie mayor a los 300.000 Km², que representa algo más de 30%  del territorio nacional terrestre. Carece de un sistema de centros poblados, pero abarca los núcleos y pequeñas poblacionales relativamente desarrollados como: San Cristóbal en el extremo occidental y Ciudad Guyana en el extremo oriental, y unas pequeñas poblaciones de menor jerarquía. Su nivel de poblamiento representa aproximadamente 12% del total nacional y en la actualidad las actividades económicas se caracterizan por tener poco dinamismo, con excepción de los núcleos principales. La agricultura y la ganadería son en general de carácter extensivo y pocos integradas y la explotación forestal presenta un desarrollo incipiente.

Posee en sus extremos importantes ventajas comparativas para el desarrollo industrial: En el Este, abundancia de agua dulce, energía, minerales metálicos, recursos forestales y facilidad de acceso al océano Atlántico y al Norte de Brasil;

al Oeste, una estratégica ubicación respecto al mercado de la Comunidad Andina, infraestructura industrial y de servicios y presencia de importantes recursos mineros no metálicos entre los que se identifican, carbón, fosfato, caolín.

 Para consolidar el eje de desarrollo Orinoco – Apure se requiere impulsar o reactivar proyectos considerados como motores por los efectos multiplicadores que poseen sobre la ocupación del espacio, la generación de empleo y el desarrollo de navegación. En consecuencia, se consideran prioritarios los siguientes proyectos:

v  De naturaleza agropecuaria: Uribante / Aragua, Caparo / Uribante, Módulos de Apure, Guanare / Masparro, Biruata / Achaguas, Sur del Guarico, Vegas del Orinoco, La Piragua / El Cristo y Delta.
v  De naturaleza forestal: El aprovechamiento sustentable de reserva forestales y lotes boscosos, las plantaciones forestales del Sur de Monagas y Anzoátegui y a mediano plazo, Cinaruco / Capanaparo.

v De naturaleza minera e industrial: Fosfato, carbón e industria metalmecánica en el estado Táchira; bauxita, hierro e industria básica y metalmecánica  en Ciudad Guayana, estado Bolívar; agroindustriales en toda el área, y papel en el Sur de Anzoátegui. La interrelación que proporciona  el transporte fluvial a través de los ríos Orinoco y Apure es de gran importancia para facilitar los intercambios de bienes y servicios entre las poblaciones ubicadas en el eje de desconcentración y desarrollo Orinoco / Apure, complementando la red de transporte existente y contribuyendo a la creación de un sistema multi modal de transporte. El uso intensivo  en el eje se sustentara, en una primera fase, en el transporte del carbón y coque entre Guasdualito y Ciudad Guayana, hierro y aluminio en sentido contrario; así como el transporte de bauxita desde Los Paniguados hasta Ciudad Guayana y de combustible al Sur del país, se garantiza el uso masivo del transporte acuático.

Estimaciones de carga prevén, en el corto plazo, volúmenes que están por el orden de los 40.000.000 de toneladas métricas entre Guasdualito y Ciudad Guayana. Con estas actividades se promueve el uso  comercial del eje Orinoco / Apure y se coayuga a la  integración socioeconómica, espacial y cultural de este vasto territorio, a la vez que se contribuye con la estrategia de descentralización del país. 













Conclusión


            El Ejecutivo Nacional se ha fijado como meta prioritaria la ocupación equilibrada del territorio Nacional, en pro de corregir los profundos desequilibrios regionales y el desaprovechamiento de gran parte de nuestros recursos. El desarrollo del Eje Orinoco Apure expresa cabalmente la idea de diversificación, descentralización y desconcentración del territorio. Las inversiones prioritarias para viabilizar la navegación comercial, se derivan de un Plan Maestro soporte técnico para la cristalización de un proyecto concebido hace mas de 50 años, incorporado en la actual administración en el Plan Nacional de Desarrollo, por lo que su ejecución representa la aplicación de una estrategia de descentralización desconcentrada, a través del establecimiento de ejes principales, definidos con base en condiciones económicas, geográficas, culturales y ambientales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada