Yo no estoy dispuesto a entregar mis armas en caso de que todos lo hagan. Yo me haré morir con los pocos que me acompañan porque es preferible hacernos morir como rebeldes y no vivir como esclavos. (Augusto César Sandino).

miércoles, 19 de octubre de 2011

HISTORIA DE LAS PRESTACIONES SOCIALES


thumb_ubv_colorhttp://tbn2.google.com/images?q=tbn:ivAC_e5yW-A8nM:http://ei.infocentro.gob.ve/sitios/381/imagenes/SUCRE.jpgREPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
    MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION SUPERIOR
UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA
Punta de Mata  -  Estado Monagas

                                                

INTRODUCCION

“Todos los trabajadores y trabajadoras tienen derecho a prestaciones sociales que les recompensen la antigüedad en el servicio y los amparen en caso de cesantía. El salario y las prestaciones sociales son créditos laborales de exigibilidad inmediata. Toda mora en su pago genera intereses, los cuales constituyen deudas de valor y gozarán de los mismos privilegios y garantías de la deuda principal.”
Esta investigación se enfoca en un tema muy importante para los trabajadores y trabajadoras de Venezuela, ya que en él se habla de las prestaciones sociales su importancia y forma de cálculo, al igual que la corrección monetaria y los intereses de Mora y las implicaciones económicas que esta generan sobre cada trabajador.
La importancia de este trabajo es que cada persona debe conocer todos los beneficios que nos otorgan las leyes venezolanas para el disfrute de nuestros deberes y derechos laborales.
El trabajo en Venezuela es un hecho social, la Carta Magna de 1.999 es de neto corte social. Su preámbulo recoge la búsqueda del bien común, la justicia social, el derecho al aseguramiento del trabajo y la preservación de los derechos humanos, y La Ley Orgánica del Trabajo  (L.O.T) en el Artículo 2, nos garantiza que el Estado protegerá y enaltecerá el trabajo, amparara la dignidad de la persona humana del trabajador dictara normas para el mejor cumplimiento de su función como factor de desarrollo, bajo la inspiración de la Justicia Social de la equidad.



PRESTACIONES SOCIALES

Las prestaciones sociales  en el marco legal venezolano, son  consideradas de manera puntual por la constitución de la república bolivariana de Venezuela en su artículo 92. Todo trabajador y trabajadores tienen derecho a prestaciones sociales que les recompensen la antigüedad en el servicio y los ampare en caso de cesantía. El salario y las prestaciones sociales son créditos laborables de exigibilidad inmediata. Toda mora en su pago genera intereses, los cuales constituyen deudas de valor y gozaran de los mismos privilegios y garantías de la deuda principal.
La liquidación de las prestaciones sociales es aquella indemnización que debe cancelarse a un trabajador como compensación por sus años de servicio al término de la relación laboral, esta compensación es en realidad la acumulación a través del tiempo de ciertos beneficios económicos establecidos en la ley tales como la antigüedad, las vacaciones, los bonos y el preaviso.
·         Preaviso
Es el acto mediante el cual cualesquiera de las partes involucradas en una relación de trabajo por tiempo indeterminado, notifica a la otra su deseo de dar por finalizado el vinculo laboral la forma de dar el preaviso del patrono al trabajador debe ser por escrito explicando las causas, y no podrá después invocar otras causas. Art 105. (L.O.T).
Artículo 105. El despido deberá notificarse por escrito con indicación de la causa en que se fundamenta, si la hay. Hecha la notificación al trabajador, el patrono no podrá después invocar otras causas anteriores para justificar el despido la omisión del aviso escrito no impedirá al trabajador demostrar el despido por cualquier otro medio de prueba.



Reglamento de la ley orgánica del trabajo
Articulo 43° preaviso: los trabajadores excluidos del régimen de estabilidad en el empleo en los términos del artículo 112 de la ley orgánica del trabajo y que fueren despedidos sin justa causa, así como aquellos afectados por despidos basados en razones económicas o tecnológicas, tendrán derecho al aviso previo a que se refiere el artículo 104 de dicha ley. Durante el lapso del preaviso a que se refiere el artículo 104 de la ley orgánica del trabajo, el trabajador disfrutará de licencias o permisos interdiarios remunerados de media jornada ininterrumpida, a fin de realizar las gestiones tendentes a obtener nuevo empleo. El patrono determinará la oportunidad del disfrute de la referida licencia o permiso.
Si el patrono omitiere el preaviso, deberá pagar al trabajador una cantidad igual al salario del período correspondiente y computar éste en su antigüedad, a todos los efectos legales.
El preaviso es un derecho del trabajador y del patrono dependiendo de las causas y del accionante de la terminación de la relación laboral. Sin embargo es importante aclarar que según el artículo 101 de la Ley Orgánica del Trabajo cualquiera de las partes podrá dar por terminada la relación de trabajo, sin previo aviso, cuando exista causa justificada para ello dentro de los 30 días continuos a partir del momento en que el patrono o el trabajador haya tenido conocimiento del hecho que constituya causa justificada para terminar unilateralmente la relación.
Con respecto al patrono, el preaviso está establecido a su favor en el artículo 107 de la Ley Orgánica del Trabajo,
Con respecto al trabajador, el preaviso está establecido a su favor en el artículo 104 de la Ley Orgánica del Trabajo,
Luego el artículo 36 del Reglamento de la LOT establece que "los trabajadores excluidos o trabajadoras excluidas del régimen de estabilidad en el empleo en los términos del artículo 112 de la Ley Orgánica del Trabajo y que fueren despedidos o despedidas sin justa causa, así como aquéllos afectados o aquéllas afectadas por despidos basados en razones económicas o tecnológicas, tendrán derecho al aviso previo a que se refiere el artículo 104 de dicha Ley" o en su defecto, el patrono se verá obligado a indemnizar al trabajador.

  • preaviso dado por el patrono
Cuando el patrono decide que finalice la relación de trabajo bien sea por tiempo indeterminado o por despido injustificado, éste tendrá un derecho a un preaviso según al período de trabajo que haya tenido. Art. 104 (l.O.T.).

Artículo 104. Cuando la relación de trabajo por tiempo indeterminado finalice por despido injustificado o basado en motivos económicos o tecnológicos, el trabajador tendrá derecho a un preaviso conforme a las reglas siguientes:
a) después de un (1) mes de trabajo ininterrumpido, con una semana de anticipación;
b) después de seis (6) meses de trabajo ininterrumpido, con una quincena de anticipación;
c) después de un (1) año de trabajo ininterrumpido, con un (1) mes de anticipación;
d) después de cinco (5) años de trabajo ininterrumpido, con dos (2) meses de anticipación; y
e) después de diez (10) años de trabajo ininterrumpido, con tres (3) meses de anticipación.
Parágrafo único: en caso de omitirse el preaviso, el lapso correspondiente se computará en la antigüedad del trabajador para todos los efectos legales.

·         Preaviso dado por el trabajador.
De la misma forma si el trabajador decide finalizar la relación de trabajo bien sea por tiempo indeterminado o por despido voluntario, éste deberá también dar un preaviso al patrono según sea su período de trabajo. Art. 107 (l.O.T.).
Artículo 107. Cuando la relación de trabajo por tiempo indeterminado termine por retiro voluntario del trabajador, sin que haya causa legal que lo justifique, éste deberá dar al patrono un preaviso conforme a las reglas siguientes:
a) después de un (1) mes de trabajo ininterrumpido, con una semana de anticipación;
b) después de seis (6) meses de trabajo ininterrumpido, con una quincena de anticipación; y
c) después de un (1) año de trabajo ininterrumpido, con un (1) mes de anticipación;
Parágrafo único: en caso de preaviso omitido, el trabajador deberá pagar al patrono como indemnización una cantidad equivalente al salario que le habría correspondido en el lapso del preaviso.

  • omisión legal del preaviso: indemnización sustitutiva.
El preaviso puede ser omitido por cuales quiera de las partes, para las cuales deberán cumplirse las siguientes normas:
a- preaviso omitido por el patrono
"el preaviso previsto en el artículo 104 (L.O.T.). Puede omitirse pagando al trabajador una cantidad igual al salario del periodo correspondiente" art 106 (L.O.T.).
Artículo 106. El aviso previsto en el artículo 104 de esta ley puede omitirse pagando al trabajador una cantidad igual al salario del período correspondiente

b- preaviso omitido por el trabajador
"el trabajador deberá pagar al patrono como indemnización una cantidad equivalente al salario que le habría correspondido en el lapso del preaviso" art 107 (L.O.T.).
En caso de preaviso omitido, el trabajador deberá pagar al patrono como indemnización una cantidad equivalente al salario que le habría correspondido en el lapso del preaviso.

  • Despido o retiro justificado: indemnización por preaviso.
De acuerdo al artículo 109 (L.O.T) cuando el trabajador sea justificadamente despedido (por algunas de las cosas enumeradas en el articulo 102 (L.O.T.), aquel deberá pagar al patrono como indemnización una cantidad equivalente al salario que le habría correspondido por el lapso del preaviso.

Artículo 102. Serán causas justificadas de despido los siguientes hechos del trabajador:
a) falta de probidad o conducta inmoral en el trabajo;
b) vías de hecho, salvo en legítima defensa;
c) injuria o falta grave al respeto y consideración debidos al patrono, a sus representantes o a los miembros de su familia que vivan con él;
d) hecho intencional o negligencia grave que afecte a la seguridad o higiene del trabajo;
e) omisiones o imprudencias que afecten gravemente a la seguridad o higiene del trabajo;
f) inasistencia injustificada al trabajo durante tres (3) días hábiles en el período de un (1) mes. La enfermedad del trabajador se considerará causa justificada de inasistencia al trabajo. El trabajador deberá, siempre que no exista circunstancias que lo impida, notificar al patrono la causa que lo
g) perjuicio material causado intencionalmente o con negligencia grave en las máquinas, herramientas y útiles de trabajo, mobiliario de la empresa, materias primas o productos elaborados o en elaboración, plantaciones y otras pertenencias;
h) revelación de secretos de manufactura, fabricación o procedimiento;
i) falta grave a las obligaciones que impone la relación de trabajo; y
j) abandono del trabajo. De la misma forma, cuando el trabajador se retire justificadamente (por algunas de las causas de articulo 103 (L.O.T) el patrono deberá pagar lo correspondiente al preaviso.
El preaviso en el contrato de trabajo para una obra determinada y por tiempo determinado
Hay que tener en claro que la figura del preaviso que mencionan los artículos 104 y 107 (L.O.T), sólo se refieren a la relación de trabajo por tiempo indeterminado.
La institución legal del preaviso está fundamentalmente en la contratación individual por tiempo indeterminado; en los restantes convenios de diferentes tipos es improcedente ya que en ellos los concertantes anticipadamente la extinción del contrato.
Sin embargo el articulo 110 (L..O.T.), prevé aquellos casos en que algunas de las partes ponga fin a la relación de trabajo en este tipo de contrato.
Artículo 110. En los contratos de trabajo para una obra determinada o por tiempo determinado, cuando el patrono despida injustificadamente al trabajador o el trabajador se retire justificadamente antes de la conclusión de la obra o del vencimiento del término, el patrono deberá pagarle al trabajador, además de la indemnización prevista en el artículo 108 de esta ley, una indemnización de daños y perjuicios cuyo monto será igual al importe de los salarios que devengaría hasta la conclusión de la obra o el vencimiento del término. en caso de que el trabajador sin causa justificada ponga fin anticipadamente al contrato convenido por tiempo determinado o para una obra determinada, deberá pagar al patrono, por concepto de daños y perjuicios, una cantidad estimada prudencialmente por el juez, la cual no podrá exceder de la mitad (1/2) del equivalente de los salarios que le pagaría el patrono hasta la conclusión de la obra o el vencimiento del término. Quedan a salvo las acciones y defensas del derecho común.

  • omisión del preaviso patronal y la antigüedad.
El párrafo único del articulo 104 (L..O.T.), establece que en caso de ser omitido el preaviso, el lapso se computa en la antigüedad del trabajador para todos los efectos legales.
Ejemplo: un trabajador fue despedido injustificadamente después de haber prestado servicio durante 4 años, 5 meses y 15 días. El patrono omitió el preaviso, por lo tanto deberá pagar al trabajador la indemnización correspondiente. ¿Cuántos días de salario le corresponderán por la indemnización del preaviso omitido
Tiempo hasta la fecha de despido: 4 años 5 meses 15 días más: tiempo adicional por preaviso omitido 1 mes.
Total de antigüedad 4 años 6 meses 15 días la antigüedad definitiva resultó ser 4 años, 6 meses, 15 días por lo cual la antigüedad del trabajador pasa a ser de 5 años para efectos de prestaciones sociales.


  • Revocación del preaviso.

Es importante destacar que cuando cualesquiera de las parte da el preaviso a la otra con la finalidad que se produzca la terminación del contrato de trabajo, tal preaviso puede ser anulado, si posteriormente se lleva a cabo la comunicación respectiva si y cuando tal comunicación se realice antes de la finalización del lapso del preaviso. esa revocación hace que las condicione del contrato de trabajo no se alteren, ya que la única finalidad del preaviso, es fijarle fecha a la terminación del contrato de trabajo.

Vacaciones
Las vacaciones se definen como la interrupción de las actividades laborales por un periodo de tiempo determinado, siendo el tiempo de ausencia remunerado. una ves que el trabajador cumpla un año ininterrumpido al servicio del patrono, podrá disfrutar de un periodo de vacaciones remunerados de 15 días y por cada año de servicio tendrá derecho a un día adicional remunerado hasta un máximo de 15 días hábiles.
El pago de salario que corresponde a los días de vacaciones se deberá efectuar al inicio de ellos, adema de salario una bonificación especial para el trabajador equivalente a un mínimo de 7 días de salario más un día por cada año hasta llegar a un total de 21 días de salario.
Cuando el trabajador preste un servicio a 2 o más patrones deberá concedérsele el disfrute de las vacaciones cuando cumpla 1 año al servicio del patrono con el que tenga la relación más antigua.
Artículo 219. Cuando el trabajador cumpla un (1) año de trabajo ininterrumpido para un patrono, disfrutará de un período de vacaciones remuneradas de quince (15) días hábiles. Los años sucesivos tendrá derecho además a un (1) día adicional remunerado por cada año de servicio, hasta un máximo de quince (15) días hábiles.
Artículo 220. Si el patrono otorgare vacaciones colectivas a su personal mediante la suspensión de actividades durante cierto número de días al año, a cada trabajador se imputarán esos días a lo que le corresponda por concepto de sus vacaciones anuales de conformidad con lo dispuesto en el artículo anterior. si de acuerdo con esta norma tuviere derecho a días adicionales de vacación, la oportunidad y forma de tomarlas se fijará como lo prevén las disposiciones de este capítulo. si el trabajador, para el momento de las vacaciones colectivas, no hubiere cumplido el tiempo suficiente para tener derecho a vacaciones anuales, los días correspondientes a las vacaciones colectivas serán para él de descanso remunerado y en cuanto excedieren al lapso vacacional que le correspondería, se le imputarán a sus vacaciones futuras.
Parágrafo único: cuando se trate de instituciones que, por las características del servicio que prestan o la naturaleza de sus actividades, deban permanecer abiertas y en funcionamiento durante todo el año, los trabajadores y los patronos podrán convenir un régimen de vacaciones colectivas escalonadas.
Las vacaciones son irrenunciables, el trabajador esta en el derecho de tenerlas y el patrono en la obligación de dárselas. se deben cumplir de manera efectiva cada año, a menos que el trabajador solicite formalmente a su patrono la acumulación de vacaciones hasta un máximo de 3 periodos.
En lo que respecta a las vacaciones, son varios los aspectos que debe tener presente, el primero de ellos tiene que ver con el cobro y el disfrute efectivo  al mismo tiempo tal como lo indica el artículo 222 de la ley en concordancia con el artículo 122 del reglamento de la  ley
Artículo 222. El pago del salario correspondiente a los días de vacaciones deberá efectuarse al inicio de ellas. Cuando haya de pagarse además la alimentación o alojamiento o ambas cosas, su pago se hará también al comienzo de las mismas

Reglamento de la  ley
Artículo 122.Repetición de lo pagado por vacaciones no disfrutadas: cuando se determine que el trabajador ha violado la prohibición establecida en el artículo 234 de la ley orgánica del trabajo, el patrono para el que preste sus servicios y que le haya pagado el salario correspondiente al disfrute vacacional, tendrá derecho a la repetición de lo pagado
Si el trabajador no goza de sus vacaciones en el periodo correspondiente, tendrá derecho a reclamar a su patrono nuevamente el pago y disfrute de éstas en cualquier momento.
Si el trabajador recibe como parte de su remuneración comida y/o alojamiento, estos deberá recibirlos igualmente en su periodo vacacional.
Asimismo, existe la posibilidad de acumular el descanso anual, cuando ello sea a solicitud del trabajador y hasta por un término de tres vacaciones, debiendo en todo momento existir la prueba escrita que sea el trabajador quien la solicita y no es por requerimiento del patrono.
Artículo 230. La época en que el trabajador deba tomar sus vacaciones anuales será fijada por convenio entre el trabajador y el patrono. si no llegasen a un acuerdo, el inspector del trabajo hará la fijación. Las vacaciones anuales no podrán posponerse más allá de seis (6) meses a partir de la fecha en que nació el derecho, salvo el caso de acumulación prevista en el artículo anterior. Los trabajadores con responsabilidades familiares tendrán preferencia para que sus vacaciones coincidan con las de sus hijos, según el calendario escolar.
Artículo 231. En las vacaciones no podrá comprenderse el término del preaviso ni los días en que el trabajador esté incapacitado para el trabajo.
Artículo 232. No se considerará como interrupción de la continuidad del servicio del trabajador para el goce del derecho a las vacaciones legales remuneradas, su inasistencia al trabajo por causa justificada; pero la concesión de la vacación anual podrá ser pospuesta por un período equivalente a la suma de los días que no hubiere concurrido justificadamente a sus labores. se considerará como causa justificada de inasistencia al trabajo, para los efectos de este artículo, la ausencia autorizada por el patrono, la ausencia debida a enfermedad o accidente o a otras causas debidamente comprobadas.
Artículo 233. Los períodos de inasistencia al trabajo sin causa justificada, en cuanto totalicen siete (7) o más días al año, podrán imputarse al período de vacación anual a que tiene derecho el trabajador, siempre que el patrono le hubiere pagado el salario correspondiente a los días de inasistencia.
Artículo 234. El trabajador que efectúe trabajo remunerado durante el curso de su vacación anual perderá su derecho a que se le pague el salario correspondiente al período de vacaciones.
Artículo 235. El patrono llevará un “registro de vacaciones” según lo establezca el reglamento de esta ley
Cuando finaliza la relación laboral por causas diferentes al despido justificado antes de que el trabajador haya completado el nuevo año ininterrumpido de servicio, bien sea en el primer año o en los años siguientes de servicio, el trabajador tendrá derecho a que se le pague el equivalente a la remuneración que se hubiera causado en relación a las vacaciones anuales
                 Utilidades
La L.O.T obliga a las empresas a distribuir parte del enriquecimiento neto anual (artículo 174) entre todos sus trabajadores, por lo menos el quince por ciento (15%) de los beneficios líquidos que hubieren obtenido al fin de su ejercicio fiscal. estos beneficios líquidos son la suma de los enriquecimientos netos gravables y de los exonerados conforme a la ley de impuesto sobre la renta.
Esta obligación frente a cada trabajador tiene como límite mínimo el equivalente de 15 días de salario y como límite máximo el equivalente al salario de cuatro meses (art. 174, parágrafo primero) lo que será proporcional a los meses en los que el trabajador haya laborado, y deberá ser cancelado dentro de los dos meses siguientes al cierre del ejercicio de la empresa.
Artículo 174. Las empresas deberán distribuir entre todos sus trabajadores por lo menos el quince por ciento (15%) de los beneficios líquidos que hubieren obtenido al fin de su ejercicio anual. a este fin, se entenderá por beneficios líquidos la suma de los enriquecimientos netos gravables y de los exonerados conforme a la ley de impuesto sobre la renta. a los efectos de este capítulo, se asimilarán a las empresas los establecimientos y explotaciones con fines de lucro.
Parágrafo primero: esta obligación tendrá, respecto de cada trabajador, como límite mínimo, el equivalente al salario de quince (15) días y como límite máximo el equivalente al salario de cuatro (4) meses. el límite máximo para la empresas que tengan un capital social que no exceda de un millón de bolívares (bs. 1.000.000,oo) o que ocupen menos de cincuenta (50) trabajadores, será de dos (2) meses de salario. Cuando el trabajador no hubiese laborado todo el año, la bonificación se reducirá a la parte proporcional correspondiente a los meses completos de servicios prestados. Cuando la terminación de la relación de trabajo ocurra antes del cierre del ejercicio, la liquidación de la parte correspondiente a los meses servidos podrá hacerse al vencimiento de aquél.
Parágrafo segundo: el monto del capital social y el número de trabajadores indicados en este artículo podrán ser elevados por el ejecutivo nacional mediante resolución especial, oyendo previamente a los organismos más representativos de los trabajadores y de los patronos, al consejo de economía nacional y al banco central de Venezuela.
A los efectos del cálculo y pago del impuesto sobre la renta correspondiente a cada ejercicio, en la declaración del patrono se tendrá como un gasto causado y efectuado, y por tanto deducible del enriquecimiento neto gravable del ejercicio, la cantidad que deba distribuir entre los trabajadores, de conformidad con este artículo.
Artículo 175. Las empresas y los establecimientos o explotaciones con fines de lucro pagarán a sus trabajadores, dentro de los primeros quince (15) días del mes de diciembre de cada año o en la oportunidad establecida en la convención colectiva, una cantidad equivalente a quince (15) días de salario, por lo menos, imputable a la participación en los beneficios que pudiera corresponder a cada trabajador en el año económico respectivo de acuerdo con lo establecido en el artículo 174 de esta ley. Si cumplido éste, el patrono no obtuviere beneficio la cantidad entregada de conformidad con este artículo deberá considerarse como bonificación y no estará sujeta a repetición. Si el patrono obtuviere beneficios cuyo monto no alcanzare a cubrir los quince (15) días de salario entregados anticipadamente, se considerará extinguida la obligación.



Prestaciones por Antigüedad

La prestación por antigüedad es el beneficio que tiene derecho el trabajador y el cual recibe por la prestación de un servicio luego de tres meses ininterrumpidos de labores.
Es una indemnización consagrada como derecho adquirido del trabajador a recibir una cantidad de dinero al terminar la relación de trabajo con un patrono.
La prestación de antigüedad, según el artículo 108 de la L.O.T, puede tener dos destinos a solicitud del trabajador:
1. ser depositada mensualmente en una institución financiera a través de un contrato de fideicomiso, cuyo rendimiento es distribuido entre los integrantes de dicho fideicomiso anualmente y en cuyo caso, el patrono se libera del pago de intereses.
2.- ser administrada por el patrono en su contabilidad, en cuyo caso éste debe calcular mensualmente los intereses generados, según la tasa que fija el banco central de Venezuela y cancelarlos anualmente.
 Después del primer año de servicio, o fracción superior a seis (6) meses contados a partir de la fecha de entrada en vigencia de esta ley, el patrono pagará al trabajador adicionalmente dos (2) días de salario, por cada año, por concepto de prestación de antigüedad, acumulativos hasta treinta (30) días de salario.
La prestación de antigüedad, atendiendo a la voluntad del trabajador, requerida previamente por escrito, se depositará y liquidará mensualmente, en forma definitiva, en un fideicomiso individual o en un fondo de prestaciones de antigüedad o se acreditará mensualmente a su nombre, también en forma definitiva, en la contabilidad de la empresa.
Anualmente se informará al trabajador sobre el monto de capital y los intereses. Asimismo, se entregará anualmente al trabajador los intereses generados por su prestación de antigüedad acumulada. El trabajador, mediante manifestación por escrito, podrá capitalizar los intereses.  Los intereses estarán exentos del impuesto sobre la renta, serán acreditados o depositados mensualmente y pagados al cumplir cada año de servicio, salvo que el trabajador, mediante información escrita decidiere capitalizarlo.
Cuando la relación termine por cualquier causa el trabajador tendrá derecho a una prestación de antigüedad equivalente a:
  1. 15 días de salario cuando la antigüedad exceda de 3 meses y no fuere mayor de 6 meses o a la diferencia de dicho monto y lo acreditado o depositado mensualmente.
  2. 45 días de salario si la antigüedad excediere de 6 meses y no fuere mayor de un año o a la diferencia de dicho monto y lo acreditado o depositado mensualmente.
  3. 60 días del salario después del primer año de antigüedad o la diferencia dicho monto y lo acreditado o depositado mensualmente., siempre que hubiere prestado por lo menos 6 meses de servicio, durante el año de exhibición del vinculo laboral.
El trabajador tendrá derecho al anticipo hasta de un 75% de los acreditado o depositado, para satisfacer obligaciones derivadas a:
  1. la construcción, adquisición, mejora o reparación de vivienda para el y su familia.
  2. la liberación de hipoteca o de cualquier otro gravamen sobre vivienda de su propiedad.
  3. las pensiones escolares para él, su conyugue, hijos o con quien haga vida marital.
  4. los gastos por atención médica y hospitalaria de las personas indicadas en el numeral 3.

Artículo 108. Después del tercer mes ininterrumpido de servicio, el trabajador tendrá derecho a una prestación de antigüedad equivalente a cinco (5) días de salario por cada mes. Después del primer año de servicio, o fracción superior a seis (6) meses contados a partir de la fecha de entrada en vigencia de esta ley, el patrono pagará al trabajador adicionalmente dos (2) días de salario, por cada año, por concepto de prestación de antigüedad, acumulativos hasta treinta (30) días de salario.
La prestación de antigüedad, atendiendo a la voluntad del trabajador, requerida previamente por escrito, se depositará y liquidará mensualmente, en forma definitiva, en un fideicomiso individual o en un fondo de prestaciones de antigüedad o se acreditará mensualmente a su nombre, también en forma definitiva, en la contabilidad de la empresa. Lo depositado o acreditado mensualmente se pagará al término de la relación de trabajo y devengará intereses según las siguientes opciones:
a) al rendimiento que produzcan los fideicomisos o los fondos de prestaciones de antigüedad, según sea el caso y, en ausencia de éstos o hasta que los mismos se crearen, a la tasa del mercado si fuere en una entidad financiera;
b) a la tasa activa determinada por el banco central de Venezuela, tomando como referencia los seis (6) principales bancos comerciales y universales del país; si el trabajador hubiese requerido que los depósitos se efectuasen en un fideicomiso individual o en un fondo de prestaciones de antigüedad o en una entidad financiera, y el patrono no cumpliera con lo solicitado; y
c) A la tasa promedio entre la activa y pasiva, determinada por el banco central de Venezuela, tomando como referencia los seis (6) principales bancos comerciales y universales del país, si fuere en la contabilidad de la empresa.
El patrono deberá informar anualmente al trabajador, en forma detallada, el monto que le acreditó en la contabilidad de la empresa, por concepto de prestación de antigüedad. la entidad financiera o el fondo de prestaciones de antigüedad, según el caso, entregará anualmente al trabajador los intereses generados por su prestación de antigüedad acumulada. Asimismo, informará detalladamente al trabajador el monto del capital y los intereses.
Los intereses están exentos del impuesto sobre la renta, serán acreditados o depositados mensualmente y pagados al cumplir cada año de servicio, salvo que el trabajador, mediante manifestación escrita, decidiere capitalizarlos.
Parágrafo primero.- cuando la relación de trabajo termine por cualquier causa el trabajador tendrá derecho a una prestación de antigüedad equivalente a:
a) quince (15) días de salario cuando la antigüedad excediere de tres (3) meses y no fuere mayor de seis (6) meses o la diferencia entre dicho monto y lo acreditado o depositado mensualmente;
b) cuarenta y cinco (45) días de salario si la antigüedad excediere de seis (6) meses y no fuere mayor de un (1) año o la diferencia entre dicho monto y lo acreditado o depositado mensualmente; y
c) sesenta (60) días de salario después del primer año de antigüedad o la diferencia entre dicho monto y lo acreditado o depositado mensualmente, siempre que hubiere prestado por lo menos seis (6) meses de servicio, durante el año de extinción del vínculo laboral.
Parágrafo segundo.- el trabajador tendrá derecho al anticipo hasta de un setenta y cinco por ciento (75%) de lo acreditado o depositado, para satisfacer obligaciones derivadas de:
a) la construcción, adquisición, mejora o reparación de vivienda para él y su familia;
b) la liberación de hipoteca o de cualquier otro gravamen sobre vivienda de su propiedad;
c) las pensiones escolares para él, su cónyuge, hijos o con quien haga vida marital; y
d) los gastos por atención médica y hospitalaria de las personas indicadas en el literal anterior.
Si la prestación de antigüedad estuviere acreditada en la contabilidad de la empresa, el patrono deberá otorgar al trabajador crédito o aval, en los supuestos indicados, hasta el monto del saldo a su favor. Si optare por avalar será a su cargo la diferencia de intereses que pudiere resultar en perjuicio del trabajador.
Si la prestación de antigüedad estuviere depositada en una entidad financiera o un fondo de prestaciones de antigüedad, el trabajador podrá garantizar con ese capital las obligaciones contraídas para los fines antes previstos.
Parágrafo tercero.- en caso de fallecimiento del trabajador, los beneficiarios señalados en el artículo 568 de esta ley, tendrán derecho a recibir la prestación de antigüedad que le hubiere correspondido, en los términos y condiciones de los artículos 569 y 570 de esta ley.
Parágrafo cuarto.- lo dispuesto en este artículo no impide a los trabajadores o a sus causahabientes el ejercicio de las acciones que puedan corresponderles conforme al derecho común.
Parágrafo quinto.- la prestación de antigüedad, como derecho adquirido, será calculada con base al salario devengado en el mes al que corresponda lo acreditado o depositado, incluyendo la cuota parte de lo percibido por concepto de participación en los beneficios o utilidades de la empresa, de conformidad con lo previsto en el artículo 146 de esta ley y de la reglamentación que deberá dictarse al efecto.
Parágrafo sexto.- los funcionarios o empleados públicos nacionales, estadales o municipales, se regirán por lo dispuesto en este artículo.

OTRAS INDEMNIZACIONES
La Indemnización es un término utilizado principalmente en el área de las leyes y se refiere a la transacción que se realiza entre un acreedor o víctima y un deudor o victimario. En palabras simples es una "compensación" que alguien pide y eventualmente puede recibir por daños o deudas de parte de otra persona o entidad.
La transacción mencionada corresponde a la petición realizada por parte de la víctima o acreedor de una determinada suma de dinero, la que deberá ser equivalente al daño producido o a las ganancias y beneficios que hubiese adquirido de no haberse producido cierto daño por parte del victimario o deudor. Es por esto que, generalmente, se habla de indemnización de perjuicios, entendiendo “perjuicio” como aquel daño producido por el deudor o victimario, y que deberá ser compensado.
Sustento legal de la salud ocupacional en Venezuela
         Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
          Ley Orgánica de prevención, condiciones y medio ambiente de Trabajo (lopcymat).
         Ley Orgánica del Trabajo.
          Reglamento de las condiciones de higiene y seguridad en el Trabajo.
         Reglamento de la ley orgánica del trabajo.
         Ley orgánica del sistema de seguridad social (diciembre 2002) crea el régimen de seguridad y salud en el trabajo.
La constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su artículo 87  establece el deber que tiene el estado de adoptar medidas y crear instituciones que permitan el control, la promoción y prevención de condiciones de seguridad, higiene y ambiente de trabajo adecuados, de igual manera los artículos 118 y 308 expresan protección a las asociaciones cooperativas u otras formas asociativas.
La obligación que pesa sobre todo empleador, de garantizar la vida y salud física y mental de los trabajadores, tiene rango constitucional y aparece consagrada de manera específica o concreta en el único aparte el artículo 87 de la Constitución Bolivariana de la República de Venezuela, publicada en la gaceta oficial no. 36.860 de fecha 30-12-1999. Que dice:
Artículo 87: “(…) todo patrono o patrona garantizará a sus trabajadores y trabajadoras condiciones de seguridad, higiene y ambiente de trabajo adecuados. el estado adoptará medidas y creará instituciones que permitan el control y la promoción de estas condiciones.”
Dicha norma se encuentra en estrecha relación con las previsiones de los artículos: 83 (el estado debe responder en materia de salud), 84 (derecho a la salud), 85 (financiamiento del sistema público de la salud), 86 (seguridad social), del mismo cuerpo normativo.
Con fundamento en la misma filosofía constitucional, la ley orgánica del sistema de seguridad social, publicada en la gaceta oficial de la República Bolivariana de Venezuela no.37.600, de fecha 30-12-2002, establece en su artículo 94 lo siguiente:
se crea el régimen prestacional de seguridad y salud en el trabajo responsable, en concordancia con los principios del sistema público nacional de salud, de la promoción del trabajo seguro y saludable; del control de las condiciones y medio ambiente de trabajo, de la prevención de los accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales, de la promoción e incentivo del desarrollo de programas de recreación, utilización del tiempo libre, descanso y turismo social, y el fomento de la construcción, dotación, mantenimiento y protección de la infraestructura recreativa de las áreas naturales destinadas a sus efectos y de la atención integral de los trabajadores ante la ocurrencia de un accidente de trabajo o enfermedad ocupacional y de sus descendientes cuando por causas relacionadas con el trabajo nacieren con patologías que generen necesidades especiales; mediante prestaciones dinerarias y no dinerarias, políticas, programas, servicios de intermediación, asesoría, información y orientación laboral y la capacitación para inserción y reinserción al mercado de trabajo; desarrollados por este régimen o por aquellos que establezca esta ley y la ley orgánica de prevención, condiciones y medio ambiente de trabajo.
Igualmente la ley orgánica del trabajo (1999) consagra, en la redacción amplia y genérica de los artículos 185, 236 y 237 respectivamente, la obligación de los patronos de garantizar condiciones de higiene y seguridad a sus trabajadores y adecuar los centros de trabajo en forma que éstos no se vean afectados física ni mentalmente.
Las condiciones de trabajo son las diferentes circunstancias de tiempo, lugar, forma y modo en que debe prestarse el trabajo. Han constituido el objeto primordial, fundamental de la lucha social y del mismo derecho del trabajo, para lograr condiciones de trabajo óptimas y preservar así la salud del trabajador, y en beneficio del patrono, quien puede lograr una mejor productividad.
La ley orgánica del trabajo establece en sus artículos 560 al 585 todo lo relativo a infortunios en el trabajo(vigentes hasta tanto no entre en funcionamiento la tesorería de seguridad social prevista en la ley orgánica del sistema de seguridad social, según lo establecido en la disposición transitoria sexta de la ley orgánica de prevención, condiciones y medio ambiente de trabajo), contempla la obligatoriedad de los empleadores del deber pagar a los trabajadores y aprendices, que les presten servicios las indemnizaciones previstas por el propio legislador o por el poder reglamentario, por las consecuencias que derivan de accidentes y enfermedades profesionales, ya sean estas consecuencias directas de la prestación del servicio mismo o con ocasión de éste; exista o no culpa o negligencia por parte de la empresa, o por parte de los trabajadores o aprendices. la ley laboral recoge en su artículo 560, lo que se conoce en doctrina como la responsabilidad objetiva, también denominada “doctrina del riesgo profesional”, que hace procedente a favor del trabajador accidentado o enfermo, el pago de las indemnizaciones contempladas en la ley, independientemente de la culpa o negligencia del patrono o empresa, pero siempre condicionado a la presencia de un ineludible requisito de procedencia o presupuesto de hecho, como lo es la circunstancia de que el accidente o enfermedad a inden tal sentido, es necesario hacer referencia sobre el fundamento de la seguridad social.
 Los doctores Guillermo Boggiano y Rafael Mújica destacan lo siguiente:
“El derecho a la indemnización que asistía al trabajador asalariado, como consecuencia de una contingencia surgida en su trabajo (principalmente en los casos de accidente), en los primeros tiempos de la era industrial, sólo descansaba en el principio de la “responsabilidad contractual”, inspirado por el derecho romano. Conforme con este principio, la persona que había sufrido un riesgo o una contingencia, sólo podía tener derecho al pago total o parcial del daño sufrido, si lograba probar que el patrón había cometido alguna falta.
Dentro de esa concepción era sumamente difícil y casi siempre imposible para el trabajador que había sufrido un accidente o para los sobrevivientes de dicho trabajador, comprobar la culpabilidad del patrono, y era por ello que, por regla general, quedaban sin ninguna protección.
Este criterio evoluciona con el progreso de los sistemas industriales de producción y como consecuencia surge el principio del “riesgo profesional”, por virtud del cual todo patrono está obligado a pagar al trabajador o sus sobrevivientes los daños ocasionados por un accidente de trabajo, haya tenido o no la culpa dicho patrono. como puede observarse, el asalariado, al prestar sus servicios, está expuesto a los riesgos propios de su trabajo, y es el patrono quien debe correr con el pago de las indemnizaciones cuando cualquier riesgo se produzca” (Boggiano, et al, 1972).
Los autores concluyen con el principio de la solidaridad social al exponer:
“modernamente, el derecho a la indemnización que tiene el trabajador asalariado se basa en el principio de la “solidaridad social”, ello teniendo en cuenta que el trabajador no trabaja solamente para un patrono o para una empresa, sino que con su trabajo y su esfuerzo aporta una contribución positiva a la sociedad para mejorar su economía. Por consiguiente, es la sociedad la que debe responder al trabajador o sus sobrevivientes en la reparación de todas las contingencias que éste sufra, aún cuando no sean consecuencias directas de su trabajo” (Boggiano, et al, 1972).
Tanto en la teoría del riesgo profesional como en la de la solidaridad social, la responsabilidad es objetiva. Basta que ocurra el accidente del trabajo para que surja la obligación del patrono o de la seguridad social de indemnizar al trabajador, según el caso, salvo los casos señalados por la misma ley.
Aparte de las indemnizaciones previstas por la ley orgánica del trabajo (criterio objetivo), el trabajador o sus familiares pueden reclamar indemnizaciones por concepto de daños materiales y morales de conformidad con el código civil cuando el accidente de trabajo es causado por un hecho ilícito del patrono.
La ley orgánica del trabajo, establece en su artículo 560, la responsabilidad objetiva del patrono, es decir, que él responde, salvo las excepciones, exista o no culpa o negligencia por parte de la empresa o por parte de los trabajadores. sin embargo, la culpa grave del trabajador se asimila al dolo, intención. Lo que significa que si el accidente de trabajo se produce como consecuencia de culpa grave del trabajador, el patrono no responderá por las indemnizaciones.
Artículo 560: (L.O.T) “los patronos, cuando no estén en los casos exceptuados por el artículo 563, están obligados a pagar a los trabajadores y aprendices ocupados por ellos, las indemnizaciones previstas en este título por accidentes y por las enfermedades profesionales, ya provengan del servicio mismo o con ocasión directa de él, exista o no culpa o negligencia por parte de la empresa o por parte de los trabajadores o aprendices”.
Es importante destacar, que nuestra ley orgánica del trabajo en el artículo 561, en concordancia con el artículo 69 de la ley orgánica de prevención, condiciones y medio ambiente de trabajo, es clara al definir lo que se entiende como accidente de trabajo, cuando en forma consistente lo expresan los artículos 561 y 69 de las mencionadas leyes:
Artículo: 561 (L.O.T) “se entiende por accidente de trabajo todas las lesiones funcionales o corporales, permanentes o temporales, inmediatas o posteriores, o la muerte, resultantes de la acción violenta de una fuerza exterior que pueda ser determinada y sobrevenida en el curso del trabajo, por el hecho o con ocasión del trabajo. será igualmente considerada como accidente de trabajo toda lesión interna determinada por un esfuerzo violento, sobrevenida en las mismas circunstancias”
Artículo: 69 (LOPCYMAT) “se entiende por accidente de trabajo, todo suceso que produzca en el trabajador o la trabajadora una lesión funcional o corporal, permanente o temporal, inmediata o posterior, o la muerte, resultante de una acción que pueda ser determinada o sobrevenida en el curso del trabajo, por el hecho o con ocasión del trabajo.
1.      la lesión interna determinada por un esfuerzo violento o producto de la exposición a agentes físicos, mecánicos, químicos, biológicos, psicosociales, condiciones metereológicas sobrevenidos en las mismas circunstancias.
2.      los accidentes acaecidos en actos de salvamento y otros de naturaleza análoga, cuando tengan relación con el trabajo.
3.      los accidentes que sufra el trabajador o la trabajadora en el trayecto hacia y desde su centro de trabajo, siempre que ocurra durante el recorrido habitual, salvo que haya sido necesario realizar otro recorrido por motivo que no le sean imputables al trabajador o la trabajadora, y exista concordancia cronológica y topográfica en el recorrido.
4.      los accidentes que sufra el trabajador o la trabajadora con ocasión del desempeño de cargos electivos en organizaciones sindicales, así como los ocurridos al ir o volver del lugar donde se ejerciten funciones propias de dichos cargos, siempre que concurran los requisitos de concordancia cronológica y topográfica exigidos en el numeral anterior.
Igualmente es esencial observar, sobre todo con respecto a los accidentes de trabajo, que se entienden por tales no solamente los que ocurren en los locales de trabajo o durante el horario de la jornada, sino todos aquellos que se produzcan con ocasión directa del servicio, como por ejemplo cuando el trabajador, fuera del local de la empresa y antes o después de su horario, se encuentre, cumpliendo una tarea en interés del patrono, asistiendo a un curso de adiestramiento, etc.
Con respecto a las enfermedades profesionales las mencionadas leyes establecen en sus artículos 561 (L.O.T) y 70 (LOPCYMAT) respectivamente que:
Artículo: 561 (L.O.T) “se entiende por enfermedad profesional un estado patológico contraído con ocasión del trabajo o por exposición al ambiente en que el trabajador se encuentre obligado a trabajar; y el que pueda ser originado por la acción de agentes físicos, químicos o biológicos, condiciones económicas o metereológicas. Factores psicológicos o emocionales, que se manifiesten por una lesión orgánica, trastornos enzimáticos o bioquímicos, trastornos funcionales o desequilibrio mental, temporales o permanentes, contraídos en el ambiente de trabajo…”.
Artículo: 70 (LOPCYMAT) “se entiende por enfermedad ocupacional, los estados patológicos contraídos o agravados con ocasión del trabajo o exposición al medio en el que el trabajador o la trabajadora se encuentre obligado a trabajar, tales como los imputables a la acción de agentes físicos y mecánicos, condiciones disergonómicas, meteorológicas, agentes químicos, biológicos, factores psicosociales y emocionales que se manifiestan por una lesión orgánica, trastornos funcionales o desequilibrio mental, temporales o permanentes.
Señala la misma L.O.T en su artículo 563, lo siguiente   “quedan exceptuados de las disposiciones de este título y sometidos a las disposiciones del derecho común, o las especiales que les conciernan, los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales que sobrevengan:
1.      cuando el accidente hubiese sido provocado intencionalmente por la victima;
2.      cuando el accidente sea debido a fuerza mayor extraña al trabajo, si no se comprobare la existencia de un riesgo especial;
3.      cuando se trate de personas que ejecuten trabajos ocasionales ajenos a la empresa del patrono;
4.      cuando se trate de personas que ejecuten trabajos por cuenta del patrono en sus domicilios particulares; y
5.      cuando se trate de los miembros de la familia del propietario de la empresa que trabajen exclusivamente por cuenta de aquel y que viven bajo el mismo techo”.
De la norma trascrita, se desprende que sólo en estos casos la empresa no responde a las indemnizaciones laborales contempladas en la L.O.T
Cuando la empresa no cumple con las normas establecidas en el ordenamiento jurídico está obligada a responder frente a los trabajadores que hayan sido víctimas de un accidente o enfermedad profesional, por ejemplo si una compañía contrata los servicios de un trabajador para que realice distintos tipos de labores dentro de la empresa y entre ellos está hacerle el mantenimiento a todas las maquinarias, y por la subordinación que le debe a su patrono los cumple y le sucede un accidente de trabajo, el trabajador podrá demandar a la empresa en atención a lo expuesto anteriormente.
Es decir, al darse un accidente de trabajo, porque el mismo sobrevino en el curso del trabajo, el cual ocurrió motivado a las condiciones de inseguridad e higiene industrial, a la falta de precaución que debió tomar el patrono como era su obligación, al igual que la falta de instrucción, la cual se le debió dar al trabajador, se le imputa al empleador por cuanto la ley es clara y precisa al establecer las responsabilidades de los patronos y empleadores. dice el artículo 236 de la ley orgánica del trabajo: “el patrono deberá tomar las medidas que fueren necesarias para que el servicio se preste en condiciones de higiene y seguridad que respondan a los requerimientos de la salud del trabajador…” , y ese artículo a que alude es el 185 ejusden reza “ el trabajo deberá prestarse en condiciones que: a) permitan a los obreros y empleados su desarrollo físico y síquico normal; b) les dejen tiempo libre suficiente para el descanso y cultivo intelectual y para la recreación y expansión lícita; c) presten suficiente protección a la salud y a la vida contra enfermedades y accidentes; y d) mantengan el ambiente en condiciones satisfactorias”.
Estos artículos los refuerza la ley orgánica de prevención, condiciones y medio ambiente de trabajo, en sus artículos 1 y 2, aún cuando ésta misma ley, refiere en su artículo 41 lo dispuesto en el reglamento de las condiciones de higiene y seguridad industrial en el trabajo, el cual establece en su artículo 2 lo siguiente: “los patronos están obligados a hacer del conocimiento de los trabajadores, tanto los riesgos específicos de accidentes a los cuales están expuestos, como las normas esenciales de prevención”.
Como ha de verse de lo supra transcritos artículos se infiere que el patrono o empleador es el responsable de tomar las medidas de seguridad y asimismo lo establece la ley orgánica de prevención, condiciones y medio ambiente de trabajo cuando pauta en el artículo 56: “son deberes de los empleadores y empleadoras, adoptar las medidas necesarias para garantizar a los trabajadores y trabajadoras condiciones de salud, higiene, seguridad y bienestar en el trabajo, así como programas de recreación, utilización del tiempo libre, descanso y turismo social e infraestructura para su desarrollo en los términos previstos en la presente ley y en los tratados internacionales suscritos por la república, en las disposiciones legales y reglamentarias que se establecieren, así como en los contratos individuales de trabajo y en las convenciones colectivas(…)”.
La empresa al no dar cumplimiento a estas obligaciones que le imponen los mencionados artículos, al no tomar ninguna medida de seguridad para evitar el accidente ocurrido al trabajador, poner en peligro la integridad física de sus trabajadores, debido al hecho ilícito por parte del patrono al violar las disposiciones anteriormente mencionadas, da lugar a responsabilidades administrativas, penales y civiles derivadas de dicho incumplimiento, con su respectiva sanción, debido a las incapacidades sufridas e indemnizaciones equivalente al salario de acuerdo a los establecido en los artículos 130 y 131 de la ley orgánica de prevención, condiciones y medio ambiente de trabajo.

Daños morales

Igualmente, el trabajador víctima de un accidente profesional o enfermedad profesional, puede demandar a la empresa causante del hecho, los daños morales ocasionados por la relación de trabajo.
Existen dos corrientes en materia de accidentes y enfermedades profesionales que imperan dentro de la legislación laboral venezolana, estas son:
1.      la doctrina de la responsabilidad objetiva o teoría del riesgo profesional que contempla el artículo 560 de la ley orgánica del trabajo y
2.      la doctrina de la responsabilidad subjetiva prevista en el artículo 129 de la ley orgánica de prevención, condiciones y medio ambiente de trabajo, conforme a la cual se sanciona al empleador que ha tenido una participación culposa en la ocurrencia del daño, pues conociendo el riesgo o peligro no lo corrigió o no envió el trabajo en esas condiciones de siniestro muy factible.
En este segundo caso, el patrono debe indemnizar los daños sufridos por el trabajador afectado, a manera de sanción, pero fundamentalmente en el aspecto de los daños materiales, es decir, directamente relacionados con el daño o lesión física y en función directa a su magnitud, salvo el supuesto del artículo 71 en concordancia con el artículo 130 y 131 de la mencionada ley que cuantifica el monto de la prisión y de la indemnización, en los casos de alteración de la integridad emocional y psíquica del trabajador, derivada de secuelas o deformidades permanentes que vulneran la facultad humana más allá de la simple pérdida de su capacidad de ganancias (lucro cesante), abriéndose de inmediato y en forma adicional o complementaria, el campo de la indemnización de los daños morales, con arreglo a las disposiciones del derecho común (artículos 1.185 y 1.196 del código civil venezolano).
Estos  daños morales derivados del hecho ilícito patronal generador del accidente o enfermedad (participación culposa, sea por negligencia, por impericia, o por imprudencia del patrono; o simplemente, participación intencional que adicionalmente conlleve, la figura de las lesiones u homicidio intencionales, previstas en el código penal venezolano), se mantienen en el campo de la responsabilidad civil extracontractual, surgida con ocasión de la contractual laboral y se presumen juris et de jure, tan pronto como ha quedado establecida la relación de causalidad entre el hecho imputable al patrono y el daño sufrido por el trabajador; de allí que lo desvirtuable sea la relación con el daño material, pues para ello se requieren las pruebas determinantes; pero una vez establecida la conexión directa con el daño material, el daño moral se presume sin admisión de prueba en contrario, quedando simplemente el monto de la indemnización al prudente criterio del juez, que es el sujeto llamado a estimarlo.
El daño moral es una figura prevista desde hace mucho tiempo en la legislación de casi todos los países del mundo y en relación a la cual existe abundante doctrina y jurisprudencia, tanto en el campo civil como en el penal. en atención a ello podemos comentar lo siguiente:
El daño moral, se le denomina “premium dolores” o dolor interno, para hacer referencia específica al precio o monto de la indemnización acordada a manera de reparación del sufrimiento espiritual o moral padecido por la víctima de un hecho o acto culposo o intencional, trátese o no de un delito.
 
 El daño puede clasificarse en:
1.      daño patrimonial:
a.       material strito sensu.
b.      emergente: damnun emergens.
c.       lucro cesante: lucrum cessans.
2.      daño no patrimonial:
a.       moral.
b.      corporal.
El daño emergente es la disminución que ocasiona en el patrimonio el daño material o corporal sufrido por la víctima, es decir, al reclamo de las cantidades invertidas en la reparación de algo.
El lucro cesante en cambio, está representado por la imposibilidad de incrementar el patrimonio (carencia de patrimonio), como consecuencia del daño sufrido. Es el caso de un trabajador que sufre un accidente de trabajo que le ocasiona una incapacidad total y permanente y lo imposibilita para seguir trabajando, situación ésta que le impide seguir obteniendo ingresos monetarios o lo que es lo mismo, mejorar o incrementar su patrimonio.
El artículo 1.273 del código civil venezolano contiene los daños anteriormente mencionados, cuando dice: “los daños y perjuicios se deben generalmente al acreedor, por la pérdida que haya sufrido, y por la utilidad de que se le haya privado, salvo las modificaciones y excepciones establecida a continuación.”
En relación al daño moral, el diccionario enciclopédico de derecho usual dice:
“el daño moral es la lesión que sufre una persona en su honor, reputación, afectos o sentimientos, por la acción culpable o dolosa de otra” (cabanellas, 1973).
 “…la legislación, la doctrina y la jurisprudencia referente al daño moral, tratan principalmente situaciones relacionadas con los daños a la imagen o reputación provenientes de imputaciones lesivas a la responsabilidad y capacidad profesional de los sujetos; o bien los sufrimientos morales derivados de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales mereciendo particular atención en este punto y en cuanto a la legislación venezolana se refiere, la prevención contenida en el parágrafo tercero del art. 33 de la ley orgánica de prevención, condiciones y medio ambiente del trabajo, que regula el supuesto atinente a la sanción aplicable cuando la secuela o deformaciones permanentes provenientes de accidentes o enfermedades profesionales vulneran la facultad humana del trabajador, más allá de la simple pérdida de su capacidad de ganancias; y también los daños colaterales que en algunos casos se producen en la esfera espiritual de un trabajador sorpresivamente despedido sin justa causa, y/o cuando este despido coloca al sujeto en situación de imposibilidad de cumplir obligaciones económicas que, por ejemplo, lo llevan a perder su vivienda; situación ésta que, tanto antes como después de semejante pérdida, coloca y mantiene a la persona y a su grupo familiar en un estado emocional caracterizado por un intenso sufrimiento moral” (Mille m., 2003).
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela contiene una serie de disposiciones que se relacionan directa o indirectamente con la materia atinente a los daños morales y su reparación, entre estas disposiciones cabe citar a los artículos siguientes: art. 19, según el cual el estado garantizará a toda persona el goce y servicio de los derechos humanos; art. 20, que consagra el derecho al libre desenvolvimiento de la personalidad; art. 21, referente al principio de igualdad y no discriminación; art. 30, conforme al cual el estado tendrá la obligación de indemnizar integralmente a las víctimas de violaciones a los derechos humanos que le sean imputables, y a sus derechohabientes, incluido el pago de daños y perjuicios, debiendo conectarse esta disposición con la prevista en el art. 140, según el cual el estado responderá patrimonialmente por los daños que sufran los particulares en cualquiera de sus bienes y derechos, siempre que la lesión sea imputable .
En materia laboral, es muy frecuente que ocurran accidentes de trabajo o surjan enfermedades profesionales como consecuencias del incumplimiento (intencional o culposo = hecho ilícito) de disposiciones relacionadas con la higiene y seguridad industrial imputable al patrono, o bien imputable al propio trabajador siniestrado, o responsable del daño sufrido por otros trabajadores.
Para concluir podemos decir que:
·         nuestro ordenamiento jurídico posee una serie de preceptos legales de suma importancia que obligan a las empresas a dar cumplimiento a las condiciones mínimas de higiene y seguridad social, que permitan lugares seguros de trabajo, que se establezcan sistemas de prevención social para evitar posibles accidentes o enfermedades profesionales, y así evitar el pago de las indemnizaciones respectivas.
·         en caso que el trabajador sufra un accidente o enfermedad profesional, podrá demandar las indemnizaciones que le correspondan por ante los tribunales del trabajo, ya sea tanto por la responsabilidad objetiva prevista en la ley orgánica del trabajo, por daños materiales tarifados y daño moral, como por la indemnización establecida en la ley orgánica de prevención, condiciones y medio ambiente de trabajo, así como también, si logra probar los extremos que conforman el hecho ilícito, la indemnización material que supera las indemnizaciones antes mencionadas.
·         igualmente si el trabajador prueba o demuestra el hecho ilícito del patrono, cuya indemnización repara integralmente el daño material producido, el juez deberá condenar solamente la diferencia entre la indemnización que procede por el daño material tarifado por las leyes especiales y lo demandado por daño emergente y lucro cesante.
En Venezuela ocurren 2.760 muertes cada año producto de los accidentes de trabajo. Lamentablemente no se manejan aún cifras exactas del número de muertes por enfermedades ocupacionales.
Entre las enfermedades ocupacionales, las afecciones músculo esqueléticas, fundamentalmente de columna, las lumbalgias y hernias discales se han convertido en el principal problema de salud que aqueja a los trabajadores venezolanos. También la sordera profesional por la exposición al ruido de las máquinas, las dermatosis (específicamente las dermatitis por contacto) y las enfermedades respiratorias como el asma ocupacional y la neumoconiosis, continúan ocupando un lugar preponderante.
Por otra parte están las afecciones de la esfera mental, como el estrés laboral, la fatiga ocupacional, el burn out (síndrome de agotamiento profesional) y el mobbing (acoso psicológico) que a su vez pueden producir trastornos gastrointestinales e hipertensión arterial. Otros males que se convierten en desafíos para la salud, higiene y medicina ocupacional en Venezuela son el cáncer ocupacional, y los efectos del trabajo sobre la reproducción (abortos, malformaciones).
Sin embargo, con la puesta en marcha del instituto nacional de prevención, salud y seguridad laboral (INPSASEL), por primera vez el país contará con un sistema de vigilancia y control de las condiciones de trabajo que prestará atención integral a los trabajadores y trabajadoras venezolanas.
El INPSASEL instituto autónomo adscrito al ministerio del trabajo, es el organismo encargado de ejecutar las políticas del estado en materia de salud y seguridad en el trabajo.

CORRECCION MONETARIA
La corrección monetaria es una indemnización establecida por el deterioro del valor adquisitivo de la moneda a consecuencia de la inflación.
Este articulo de la L.O.P.T, autoriza aplicar al crédito reconocido en la sentencia los intereses de mora y la corrección monetaria, pero solo a partir de la ejecutoriedad del fallo y no desde la fecha de la exigibilidad del crédito ni de la admisión de la demanda o la notificación del demandado para la audiencia preliminar. Tal circunstancia se debe al hecho que las obligaciones laborales no son cuantitativamente ciertas si no a partir de la sentencia definitiva o a partir de que la experticia complementaria que las liquide.
La indexación judicial es un método que comienza a ser aplicado por los tribunales de instancia a partir de una decisión emanada de la sala de casación civil, mercantil y laboral de la corte suprema de justicia, dictada en fecha 17 de marzo de 1993 (caso camillius lamorell contra machinery care), siendo el ponente de la misma, el Dr. Rafael Alfonso Guzmán
Durante años 1961-1985, éste era un método inaplicable e inaceptable por parte de los órganos jurisdiccionales. es a raíz de la sentencia del 17 de junio de 1986, emanada de la corte primera en lo contencioso administrativo, cuando por primera vez, aunque de manera tímida, se define la diferencia que en realidad afecta la medida del valor de los bienes por el transcurso del tiempo.
Posteriormente, en fecha 28 de octubre de 1987, esa misma corte dicta otra sentencia en donde se estima que la depreciación del bolívar es un hecho notorio a partir del 18 de febrero de 1983, sostiene la corte suprema de justicia que la indemnización que no tome en consideración el fenómeno inflacionario debe ser calificada como injusta.
En sentencia de fecha 14 de febrero de 1990, la sala de casación civil de la corte suprema de justicia expresa:
“la indemnización de los daños y perjuicios es una obligación de valor; la indemnización, para ser justa, debe aplicársele el ajuste monetario (indexación); y la evaluación del daño debe hacerse en el instante en que el valor hubiese sido tasado para el momento de haberse producido el daño”. ((Jurisprudencia de la corte suprema de justicia, no. 2 de febrero, 1990, pp. 138).
En sentencia de 5 de diciembre de 1990, la sala político-administrativa de la corte acoge, por primera vez, un método para medir la intensidad del fenómeno inflacionario y su efecto sobre el poder adquisitivo de nuestro signo monetario, con el objeto de lograr una justa indemnización.
Análisis jurisprudencial en materia laboral (la indexación o corrección monetaria) a la luz de un enfoque ius-realista  igualmente, sigue insistiendo la sala, en sentencia dictada el 30 de septiembre de 1992, sobre la inflación como un hecho notorio y el efecto que produce sobre el valor adquisitivo de la moneda como un hecho que podía inferir el juez mediante la aplicación de una máxima de experiencia.
El método llamado de “la indexación judicial" debe restablecer la lesión que realmente sufre el valor adquisitivo de los salarios y prestaciones del trabajador por la contingencia inflacionaria, corriendo la injusticia de que el pago impuntual de las prestaciones del trabajador se traduzca en ventaja del moroso, y en daño del sujeto legalmente protegido con derecho de ellas.
“Por otra parte, el uso del método indexatorio tendría el saludable efecto de acortar los juicios y también de evitar a retardar maliciosamente el proceso.
“en definitiva, la justificación del método de indexación judicial está en el deber que tiene el juez de lograr a través de la acción indemnizatoria que la víctima obtenga la reparación real y objetiva del daño sufrido.


INTERESES DE MORA Y CORRECCIÓN MONETARIA

Los intereses de mora no son más que la consecuencia de la falta de pago oportuno, del retardo o la mora en la cual incurre el patrono en pagar al trabajador sus prestaciones sociales, al finalizar la relación laboral, dado el uso por el empleador de un capital perteneciente al trabajador, el cual generará intereses a favor de éste, por lo que el reclamo de dichos intereses generados por la tardanza en el pago de las prestaciones sociales, debe necesariamente computarse después de la extinción de la relación de trabajo, pues se trata de un interés moratorio causado por una tardanza culposa del patrono en no cumplir con su obligación patrimonial frente a su trabajador, que consiste en el pago oportuno de las prestaciones sociales, una vez finalizada su relación laboral.
El artículo 92 de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, dispone que el salario y las prestaciones sociales son créditos laborales de exigibilidad inmediata, y, toda mora en su pago genera intereses, los cuales constituyen deudas de valor y gozarán de los mismos privilegios y garantías de la deuda principal.
De manera que, si el patrono no cancela oportunamente las prestaciones sociales, es decir, al finalizar la relación laboral, surge para el trabajador, además del derecho de reclamar judicialmente tal pago, el derecho de cobrar intereses de mora por retardo en el pago, pues el pago de las prestaciones, no puede estar sujeto a condición ni plazo alguno, pues en casos del trabajo subordinado, la vida, la salud y el bienestar del sujeto titular de la acreencia –el trabajador- depende inmediatamente del tempestivo cumplimiento por el patrono de la prestación legalmente debida.
Los intereses de mora contemplados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela deben ser acordados aún de oficio por el juez, no sólo porque la constitución lo contemple expresamente, sino porque las cantidades que adeuda el patrono al trabajador, con ocasión de la finalización del vínculo laboral se convierten en deudas de valor y, como tales, tienen un tratamiento diferente y especial en un derecho social, como es el derecho del trabajo, no se requiere exigir su pago, sino que éste procede automáticamente por el hecho de la mora en que ha incurrido el patrono, al no pagar oportunamente los montos adeudados al trabajador, sólo que en caso de mora no se trata del restablecimiento del valor de la moneda por la desvalorización, sino que el patrono pague un interés por usar, utilizar un dinero que no es suyo, sin autorización de su propietario –que es el trabajador- y sin participación de éste en los beneficios que obtenga el patrono-, estos intereses de mora, en materia del trabajo, son por la merma que sufre el patrimonio del trabajador con motivo de la depreciación monetaria, y constituye un principio constitucional de obligatoria imposición, aunque de fácil evitación: basta que el patrono pague puntualmente sus obligaciones laborales frente al trabajador, para que no tenga que pagar intereses de mora. Así se decide los intereses de mora se calcularán con base a la tasa establecida por el banco central de Venezuela para los intereses sobre prestaciones sociales.
El experto calculará los intereses de mora desde el 01 de febrero de 1997 hasta el 30 de diciembre de 1999 con base al interés legal del 3% anual de acuerdo con el artículo 1746 del código civil y desde el 31 de diciembre de 1999 de acuerdo con el artículo 92 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela hasta la fecha del pago de la obligación
Los intereses de mora se calcularán con base a la tasa establecida por el banco central de Venezuela para los intereses sobre prestaciones sociales.
Si el tribunal encargado de la ejecución no designara como experto a un funcionario público, los honorarios del experto serán con cargo del demandado


NUEVO CRITERIO EN MATERIA DE CORRECCIÓN MONETARIA,
INTERESES MORATORIOS E INDEXACIÓN LABORAL


En decisión N° 1841 de fecha once (11) de noviembre de 2008, la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia
(En el caso José Surita contra Maldifassi & Cia, C.A.) Estableció un nuevo criterio en materia de corrección monetaria, intereses moratorios e indexación laboral. En ese sentido los criterios establecidos son del siguiente tenor:

1.                  Indexación e Intereses moratorios causados por falta de pago de prestación de antigüedad: Su cómputo debe hacerse desde la finalización de la relación de trabajo, con independencia de la oportunidad elegida por el trabajador para reclamar sus derechos judicial o extrajudicialmente.
2.                  Indexación de otros conceptos laborales: El cómputo debe efectuarse tomando como inicio la fecha de la notificación de la demanda (en el nuevo proceso) o la citación (en el proceso derogado) y como fecha máxima hasta que la sentencia quede definitivamente firme, excluyendo los lapsos sobre los cuales la causa se haya paralizado por acuerdo entre las partes, por hechos fortuitos o de fuerza mayor, tales como la implementación de la LOPT y por vacaciones judiciales. Con excepción del daño moral, este criterio también resulta aplicable en materia de accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales
3.                  Casos en los que no procede corrección monetaria y/o indexación:
En las acciones de mero certeza o de mero declaración y en los juicios de estabilidad.
4.                  En caso de no cumplimiento voluntario: Se ratifica el contenido de lo establecido en el artículo 185 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo; a saber: “En caso de que el demandado no cumpliere voluntariamente con la sentencia, procederá el pago de intereses de mora sobre las cantidades condenadas, las cuales serán calculadas a la tasa de mercado vigente, establecida por el Banco Central de Venezuela para los intereses sobre prestaciones sociales y correrán desde la fecha del decreto de ejecución, hasta la materialización de ésta, entendiéndose por esto último, la oportunidad del pago efectivo, en el lapso establecido en la presente Ley. Igualmente, procederá la indexación o corrección monetaria sobre las cantidades condenadas, la cual debe ser calculada desde el decreto de ejecución hasta su materialización, entendiéndose por esto último la oportunidad de pago efectivo”.

INFORMES  TEORICOS Y PRACTICOS

Los informes  prácticos son todos aquellos que hace el patrono para introducir las normativas, incidentes laborales, calificaciones de despidos o algún otro informe requerido en la relación laboral enmarcado en las leyes de las leyes
 Los informes teóricos, son todos aquellos donde se plasman las normas y procedimientos para resguardar los beneficios del patrono y del trabajador


CALCULOS DE PRESTACIONES SOCIAL

Cálculo del Preaviso
Cuando se trata de un trabajo por tiempo indeterminado (sin estabilidad laboral) el trabajador tiene derecho a un preaviso (plazo de tiempo) durante el cual continuará laborando y recibirá la remuneración. El preaviso es también un derecho del patrono en aquellos casos que el trabajador por tiempo indeterminado renuncie unilateralmente del trabajo, sin que hayan en curso causales de retiro justificado.
El preaviso no aplica a trabajadores permanentes o contratados bajo el régimen de estabilidad laboral previsto en el artículo 112 de la LOT, porque sencillamente no pueden ser despedidos sin justa causa. Sin embargo en caso de materializarse un despido injustificado, el patrono se verá obligado a resarcir al trabajador con una indemnización sustitutiva del preaviso prevista en el artículo 125 de la LOT.
Preaviso dado por el Patrono
(Despido injustificado, art. 104 LOT)
Período laboral
Preaviso
1 MES
7 DIAS
6 MESES
15 DIAS
1 AÑO
30 DIAS
5 AÑOS
60 DIAS
10 AÑOS
90 DÍAS
Preaviso dado por el Trabajador
(Renuncia por voluntad, art. 107 LOT)
Período laboral
Preaviso
1 MES
7 DIAS
6 MESES
15 DIAS
1 AÑO
30 DIAS
En el caso del trabajador despedido, permanecerá en su cargo durante el tiempo del preaviso de forma remunerada, pero si el patrono omitiese el preaviso (art. 104, parágrafo único), el lapso correspondiente se computará en la antigüedad del trabajador para todos los efectos legales. También puede omitirse legalmente el preaviso que establece el artículo 104 de la LOT computando el lapso correspondiente en la antigüedad del trabajador (art.104, parágrafo único) o mediante el pago de una cantidad igual al salario del período correspondiente (artículo 106), en ambos casos es termin siendo el mismo.

Cálculo de las vacaciones

Según el artículo 219 de la LOT, el trabajador tiene el derecho a un período 15 días hábiles de vacaciones remuneradas una vez que cumpla 1 año de trabajo ininterrumpido. El artículo señala además que en los años sucesivos tendrá derecho de un día adicional de vacaciones por cada año de servicio, hasta un máximo de 15 días hábiles. En el parágrafo único del mismo artículo señala también que el trabajador podrá prestar servicio en los días de disfrute vacacional a que pueda tener derecho conforme a su antigüedad, pero tendrá derecho al pago del salario adicional por ocasión del trabajo prestado.
*   La fórmula para calcular los días: 15 + (años de servicio - 1)
*   La fórmula para calcular la remuneración: (salario diario de ese año) x (días hábiles)
Tabla de ejemplo:
Años de servicios
Días de vacaciones
Remuneración (salario diario ej. Bsf. 43,63)
1 año
15 días
Bsf. 654,45
2 años
16 días
Bsf. 698,08
3 años
17 días
Bsf. 741,71
5 años
19 días
Bsf. 828,97
10 años
24 días
Bsf. 1047,12

Cálculo del bono vacacional

Según el artículo 223 de la LOT, al trabajador le corresponde al momento de disfrutar sus vacaciones un bono adicional al pago de los días remunerados por motivo del salario. Esta bonificación por vacaciones tendrá un mínimo de 7 días de salario y se le sumará un día adicional por cada año de servicio, hasta un máximo de 21 días de salario.
*   La fórmula para calcular los días: 7 + (años de servicio - 1)
*   La fórmula para calcular la remuneración: (salario diario de ese año) x (días hábiles)
Tabla de ejemplo:
Años de servicios
Días bonificados
Bono vanacional (salario diario ej. Bsf. 43,63)
1 año
7 días
Bsf. 305,41
2 años
8 días
Bsf. 349,04
3 años
9 días
Bsf. 392,67
5 años
11 días
Bsf. 479,93
10 años
16 días
Bsf. 698,08
El artículo 224 establece que cuando por cualquier causa termine la relación de trabajo sin que el trabajador haya disfrutado de las vacaciones a que tiene derecho, el patrono deberá pagarle la remuneración correspondiente a cualquier período vacacional no disfrutado, incluyendo los bonos vacacionales.
En caso de despido injustificado antes de cumplirse el año de servicio, ya sea que la terminación ocurra durante el primer año o en los siguientes, el artículo 225 establece que el trabajador tendrá derecho a que se le pague el equivalente a la remuneración que se hubiera causado en relación a las vacaciones anuales, de conformidad con lo previsto en los artículos 219 y 223 de la LOT, en proporción a los meses completos de servicio durante ese año, como pago fraccionado de las vacaciones que le hubieran correspondido.

Cálculo de los días feriados

Según el artículo 153 de la LOT, el trabajador tiene derecho a que se le pague el salario correspondiente a los días feriados o de descanso. Y el artículo 154 establece que cuando un trabajador preste servicios en día feriado tendrá derecho al salario correspondiente a ese día y además al que le corresponda por razón del trabajo realizado, calculado con un recargo del cincuenta por ciento (50%) sobre el salario ordinario.
En el artículo 212 se establecen como días feriados:
  1. Los domingos;
  2. El 1º de enero; el Jueves y el Viernes Santos; el 1º de mayo y el 25 de diciembre;
  3. Los señalados en la Ley de Fiestas Nacionales; y
  4. Los que se hayan declarado o se declaren festivos por el Gobierno Nacional, por los Estados o por las Municipalidades, hasta un límite total de tres (3) por año.
La fórmula para el cálculo de los días feriados:
 (Salario diario de ese año) x 3

Cálculo de las Utilidades

Si al momento de finalizar la relación laboral no ha concluido el cierre del ejercicio de la empresa es necesario realizar el cálculo de las utilidades pendientes del año para sumarlas a las prestaciones liquidables.
La LOT obliga a las empresas a distribuir parte del enriquecimiento neto anual (artículo 174) entre todos sus trabajadores, por lo menos el quince por ciento (15%) de los beneficios líquidos que hubieren obtenido al fin de su ejercicio fiscal. Estos beneficios líquidos son la suma de los enriquecimientos netos gravables y de los exonerados conforme a la Ley de Impuesto Sobre la Renta.
Esta obligación frente a cada trabajador tiene como límite mínimo el equivalente de 15 días de salario y como límite máximo el equivalente al salario de cuatro meses (art. 174, parágrafo primero) lo que será proporcional a los meses en los que el trabajador haya laborado, y deberá ser cancelado dentro de los dos meses siguientes al cierre del ejercicio de la empresa.
Formula sugerida para el Cálculo de las Utilidades:
(Salario anual+horas extras anuales+días feriados+bono nocturno+bono vacacional+comisiones anuales+primas anuales+gratificaciones anuales) / 360 x ("días de utilidades" que cancela la Empresa) -los "días de utilidades" son 15 días de sueldo de su como mínimo y 120 días como máximo-
La LOT también establece que durante los primeros 15 días del mes de diciembre, las empresas deberán pagar 15 días de salario adicional a sus trabajadores, lo que será imputado al cálculo final de las utilidades atribuibles a los empleados.

Cálculo de la Antigüedad

El artículo 108 de la LOT establece que después del tercer mes ininterrumpido de servicio, el trabajador tendrá derecho a una prestación de antigüedad equivalente a cinco (5) días de salario por cada mes. Después del primer año de servicio, el patrono pagará al trabajador adicionalmente dos (2) días de salario, por cada año, por concepto de prestación de antigüedad, acumulativos hasta treinta (30) días de salario.
La prestación de antigüedad, atendiendo a la voluntad del trabajador, requerida previamente por escrito, se depositará y liquidará mensualmente, en forma definitiva, en un fideicomiso individual o en un Fondo de Prestaciones de Antigüedad o se acreditará mensualmente a su nombre, también en forma definitiva, en la contabilidad de la empresa. Lo depositado o acreditado mensualmente se pagará al término de la relación de trabajo y devengará intereses según las siguientes opciones:
  1. Al rendimiento que produzcan los fideicomisos o los Fondos de Prestaciones de Antigüedad, según sea el caso y, en ausencia de éstos o hasta que los mismos se crearen, a la tasa del mercado si fuere en una entidad financiera;
  2. A la tasa activa determinada por el Banco Central de Venezuela, tomando como referencia los seis (6) principales bancos comerciales y universales del país; si el trabajador hubiese requerido que los depósitos se efectuasen en un fideicomiso individual o en un Fondo de Prestaciones de Antigüedad o en una entidad financiera, y el patrono no cumpliera con lo solicitado; y
  3. A la tasa promedio entre la activa y pasiva, determinada por el Banco Central de Venezuela, tomando como referencia los seis (6) principales bancos comerciales y universales del país, si fuere en la contabilidad de la empresa.
El patrono deberá informar anualmente al trabajador, en forma detallada, el monto que le acreditó en la contabilidad de la empresa, por concepto de prestación de antigüedad. La entidad financiera o el Fondo de Prestaciones de Antigüedad, según el caso, entregará anualmente al trabajador los intereses generados por su prestación de antigüedad acumulada. Asimismo, informará detalladamente al trabajador el monto del capital y los intereses.
Los intereses están exentos del Impuesto sobre la Renta, serán acreditados o depositados mensualmente y pagados al cumplir cada año de servicio, salvo que el trabajador, mediante manifestación escrita, decidiere capitalizarlos.
Según el Parágrafo Primero del artículo 108 cuando la relación de trabajo termine por cualquier causa el trabajador tendrá derecho a una prestación de antigüedad equivalente a:
  1. Quince (15) días de salario cuando la antigüedad excediere de tres (3) meses y no fuere mayor de seis (6) meses o la diferencia entre dicho monto y lo acreditado o depositado mensualmente;
  2. Cuarenta y cinco (45) días de salario si la antigüedad excediere de seis (6) meses y no fuere mayor de un (1) año o la diferencia entre dicho monto y lo acreditado o depositado mensualmente; y
  3. Sesenta (60) días de salario después del primer año de antigüedad o la diferencia entre dicho monto y lo acreditado o depositado mensualmente, siempre que hubiere prestado por lo menos seis (6) meses de servicio, durante el año de extinción del vínculo laboral.
El trabajador tiene además el derecho de solicitar un anticipo de hasta 75% de lo acreditado o depositado por antigüedad, para satisfacer obligaciones derivadas de la adquisición de vivienda, liberación de hipotecas o gravámenes, pensiones escolares y gastos por atención médico-hospitalaria.

Calculo de Indemnización por despido injustificado

Aquellos trabajadores permanentes o contratados bajo el régimen de estabilidad laboral previsto en el artículo 112 de la LOT, no pueden ser despedidos sin justa causa. Sin embargo en caso de materializarse un despido injustificado, el patrono se verá obligado a resarcir al trabajador con las indemnizaciones adicionales por antigüedad, despido injustificado y sustitutiva del preaviso previstas en los artículos 108, 110 y 125 de la LOT, calculadas hasta la fecha en que tal despido se materialice. Así mismo, las liquidación de las prestaciones sociales deberá ser calculada en base a la misma fecha. 
Si el patrono persiste en despedir al trabajador, según lo establecido en el artículo 125 de la LOT, deberá pagarle adicionalmente lo contemplado en el artículo 108 (antigüedad), los salarios que hubiere dejado de percibir durante el "procedimiento" y además, una indemnización equivalente a:
  1. Diez (10) días de salario si la antigüedad fuere mayor de tres (3) meses y no excediere de seis (6) meses.
  2. Treinta (30) días de salario por cada año de antigüedad o fracción superior de seis (6) meses, hasta un máximo de ciento cincuenta (150) días de salario.
Adicionalmente el trabajador recibirá una indemnización sustitutiva del preaviso previsto en el artículo 104 de esta Ley, en los siguientes montos y condiciones:
  1. Quince (15) días de salario, cuando la antigüedad fuere mayor de un (1) mes y no exceda de seis (6) meses;
  2. Treinta (30) días de salario, cuando fuere superior a seis (6) meses y menor de un (1) año;
  3. Cuarenta y cinco (45) días de salario, cuando fuere igual o superior a un (1) año;
  4. Sesenta (60) días de salario, cuando fuere igual o superior a dos (2) años y no mayor de diez (10) años; y
  5. Noventa (90) días de salario, si excediere del límite anterior.
El salario de base para el cálculo de esta indemnización no excederá de diez salarios mínimos.
Calculo de Indemnizaciones en caso de accidente o enfermedades profesionales
Los artículos 571 al 574 de la Ley Orgánica del Trabajo (1997), tipifican los derechos que tienen los trabajadores en casos de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, por las incapacidades totales o absolutas permanentes, temporales absolutas, las incapacidades parciales permanentes y las incapacidades parciales temporales. Determinando que en los casos en que se produzca la incapacidad absoluta y permanente, el trabajador lesionado, tendrá derecho a una indemnización equivalente al salario de dos (2) años. Y determina el artículo de la precitada ley, que dicha indemnización no excederá de la cantidad equivalente a veinticinco (25) salarios mínimos, sea cual fuere la cuantía del salario.
En cuanto a las incapacidades temporales absolutas, la víctima del accidente tendrá derecho a una indemnización igual al salario correspondiente a los días que hubiere durado la incapacidad. Y que dicha indemnización no excederá del salario correspondiente a un (1) año. Finalmente la Ley Orgánica del Trabajo (1997), en su artículo 573 y 574 establecen que cuando la incapacidad sea parcial y permanente, la víctima del accidente tendrá derecho a una indemnización que se fijará teniendo en cuenta el salario y la reducción de la capacidad de ganancias causadas por el accidente.
Importante es destacar, el artículo 577 de la precitada ley, en virtud de que en el mismo, se determina, que las víctimas de un accidente de trabajo y enfermedad profesional tendrán derecho, a la asistencia médica, quirúrgica y farmacéutica, que sea necesaria, como consecuencia de tales infortunios. En caso de muerte, el patrono estará obligado a sufragar los gastos de entierro y la obligación de cubrir dichos gastos, no excederá de la cantidad equivalente a cinco (5) salarios mínimos y no se descontará de las indemnizaciones que deban pagarse conforme a los artículos anteriormente señalados.
Haciendo la salvedad que en el artículo 578, se establece que cuando los patronos responsables de los accidentes o enfermedades profesionales tengan hospitales, clínicas o establecimientos análogos, declarados suficientes por el Ministerio del ramo de la salud para prestar la asistencia médica, quirúrgica y farmacéutica al que se refiere el artículo 577, tendrán la obligación de prestar la asistencia que fuese necesaria a dichos trabajadores en sus establecimientos, y las víctimas, no podrán pretender que les sea prestada en otra parte.
Estableciéndose en el artículo 579, que los patronos quedan exentos de responsabilidad alguna por lo que respecta a la asistencia médica, quirúrgica y farmacéutica, cuando, las víctima del accidente de trabajo y/o enfermedad profesional se negasen reiteradamente a someterse a las disposiciones, regímenes y tratamientos que indiquen los facultativos que presten la asistencia médica debida. Finalmente, en esta Ley del trabajo en su artículo 584, determina que cuando el trabajador, como consecuencia del accidente o enfermedad, no pueda desempañar su trabajo anterior, pero sí otro cualquiera, el patrono está obligado a proporcionárselo, si fuere posible, y con este objeto está facultado para hacer los traslados de personal que sean necesarios.

IMPLICACIONES  ECONÓMICAS

El trabajo es  una de las bases fundamentales de la creación de la riqueza de las naciones, del bienestar y desarrollo de las sociedades, y, en fin, de la estabilidad y la paz social.
En Venezuela el trabajo es un hecho social, la Carta Magna de 1.999 es de neto corte social. Su preámbulo recoge la búsqueda del bien común, la justicia social, el derecho al aseguramiento del trabajo y la preservación de los derechos humanos, bajo el signo de una democracia participativa y protagónica, y un Estado de justicia social.
En el artículo 92 de la misma se expresa:
Esto da un apoyo al trabajador y tiene implicaciones económicas y sociales muy positivas, ya que se encuentran resguardados en la Ley y cada trabajador y trabajadora puede contar con un dinero cada fin de año que le ayude a cubrir las necesidades del momento, puede tener unas vacaciones que lo ayuden en su esparcimiento y descanso mental  y unas prestaciones de antigüedad, ya que el trabajo que se hace por años siempre tendrá una compensación monetaria y social y  al envejecer queda resguardado por el Seguro Social. Al igual que si se llega a tener una enfermedad ocupacional o un accidente las indemnizaciones también favorecen el entorno económico de la persona que no esté apta para el trabajo y en sus últimas consecuencias al morir no deja desamparada a su familia ya que sus beneficios sociales no se pierden sino pasan a manos de su conyugue e hijos.
Esa perspectiva de que los trabajadores puedan tener un futuro material, a través de un empleo seguro, es lo que permite comprender la importancia de la relación laboral adecuada y estable. Así, puede establecerse que, después de la vida, quizás el trabajo es el derecho humano más importante, porque toca el tema de la subsistencia y, evidentemente la actividad laboral debe desarrollarse en condiciones de dignidad.
El desarrollo de la persona sólo se logra, a través del acceso de ella a un trabajo digno, adecuado y permanente (estable), que le garantice ingresos para poder sostenerse a sí misma y a su grupo familiar y, además, para existir plenamente (junto con su grupo familiar) en su entorno, desarrollándose cabalmente. Es decir, que el trabajador pueda contar con un futuro material.
Estas disposiciones, que buscan elevar la calidad de vida del trabajador, concretan en la práctica, los supremos derechos humanos del venezolano y de quienes conviven con él en este país: el derecho a la vida (por cuanto al tener acceso a un empleo digno, puede subsistir o existir, junto a los suyos); el derecho a la salud (pues con su salario puede obtener alimentos, medicinas, ropas, etc. que lo proteja plenamente, aparte de su acceso a la seguridad social); derecho a una vivienda (porque con empleo tendrá mayor oportunidad de obtenerla, a través de su salario, prestaciones o caja de ahorro, o por lo menos de exigir de su sindicato el acceso a cooperativas para adquirirla); derecho a la educación (porque tendrá acceso a planes de capacitación del INCE, la obtención de becas para él y sus hijos conforme al respectivo convenio colectivo de trabajo, etc.); derecho al desarrollo de su personalidad (a través de los planes de creación y recreación que deben existir en empresas y sindicatos, incluso con la asesoría del Instituto Nacional de Creación y Recreación de los Trabajadores (INCRET), instituto dependiente del Ministerio del Trabajo, para desarrollar actividades como: bibliotecas, teatros, grupos corales, planes vacacionales, etc., que incluso generan actividad cultural y turística); y así, una gran cantidad de derechos que se hacen realidad evidente




CONCLUSIÓN

La liquidación de las prestaciones sociales es aquella indemnización que debe cancelarse a un trabajador como compensación por sus años de servicio al término de la relación laboral, esta compensación es en realidad la acumulación a través del tiempo de ciertos beneficios económicos establecidos en la ley tales como la antigüedad, las vacaciones, los bonos y el preaviso.
El preaviso es el acto mediante el cual cualesquiera de las partes involucradas en una relación de trabajo por tiempo indeterminado, notifica a la otra su deseo de dar por finalizado el vinculo laboral.
Las vacaciones se definen como la interrupción de las actividades laborales por un periodo de tiempo determinado, siendo el tiempo de ausencia remunerado. una ves que el trabajador cumpla un año ininterrumpido al servicio del patrono, podrá disfrutar de un periodo de vacaciones remunerados de 15 días y por cada año de servicio tendrá derecho a un día adicional remunerado hasta un máximo de 15 días hábiles.
Las utilidades es la distribución  de parte del enriquecimiento neto anual de la empresa  (artículo 174) entre todos sus trabajadores, por lo menos el quince por ciento (15%) de los beneficios líquidos que hubieren obtenido al fin de su ejercicio fiscal. Estos beneficios líquidos son la suma de los enriquecimientos netos gravables y de los exonerados conforme a la Ley de Impuesto Sobre la Renta.

La prestación por antigüedad es el beneficio que tiene derecho el trabajador y el cual recibe por la prestación de un servicio luego de tres meses ininterrumpidos de labores.
Es una indemnización consagrada como derecho adquirido del trabajador a recibir una cantidad de dinero al terminar la relación de trabajo con un patrono.
Todos estos son beneficios que tienen los trabajadores y trabajadoras venezolanos y se encuentran consagrados en la Constitución de la República Bolivariana De Venezuela. Todos estos beneficios traen al trabajador implicaciones económicas positivas ya que son parte de dinero que van acumulando de su jornada de trabajo diario.
Las indemnizaciones son el resarcimiento  de un daño o perjuicio que puede correr el trabajador en el lugar de trabajo por medio de un accidente o una enfermedad ocupacional la cual es un estado patológico contraído con ocasión del trabajo o por exposición al ambiente en que el trabajador se encuentre obligado a trabajar, otra forma de indemnizar al trabajador es por un despido injustificado.
Todos estos beneficios sociales y económicos con los que cuenta el trabajador están resguardados en la Carta Magna y en su artículo 92  Todos los trabajadores y trabajadoras tienen derecho a prestaciones sociales que les recompensen la antigüedad en el servicio y los amparen en caso de cesantía. El salario y las prestaciones sociales son créditos laborales de exigibilidad inmediata. Toda mora en su pago genera intereses, los cuales constituyen deudas de valor y gozarán de los mismos privilegios y garantías de la deuda principal.
La corrección monetaria es una indemnización establecida por el deterioro del valor adquisitivo de la moneda a consecuencia de la inflación y los interese de mora
no son más que la consecuencia de la falta de pago oportuno, del retardo o la mora en la cual incurre el patrono en pagar al trabajador sus prestaciones sociales, al finalizar la relación laboral, dado el uso por el empleador de un capital perteneciente al trabajador, el cual generará intereses a favor de éste.






FUENTES BIBLIOGRAFICAS

·         Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
·         Ley Orgánica de Trabajo L.O.T
·         Ley del reglamento de la LOT (2006)
·         Ley orgánica procesal del trabajo (2002),
·         Ley Orgánica de Prevención Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo LOPCYMAT
·         Reglamento de las condiciones de higiene y seguridad en el Trabajo.

FUENTES EN INTERNET
·         www.espaciosjuridicos.com
·         guia.mercadolibre.com.ve/calculo-preaviso-y-prestaciones-sociales
·         www.bcv.org.ve/cuadros
·         www.venelogia.com
·         www.vialegal.com.ve
·         www.gobiernoenlinea.ve
·         www.tecnoiuris.com/venezuela


























                                         
cintillo
"El  patrono dará  cuenta a la respectiva  Inspectoría  del   Trabajo
dentro de los cuatro  (4) días  continuos de ocurrido el accidente o  diagnosticada la enfermedad."
Artículo 565 de la L.O.T.
 
 





FICHA PARA LA DECLARACIÓN DE ACCIDENTES DE TRABAJO
I.- DATOS RELATIVOS AL ACCIDENTADO
1. NOMBRES Y APELLIDOS:
2. CÉDULA DE IDENTIDAD:  
3. SEXO:    
a) MASCULINO              b) FEMENINO     
4. FECHA DE NACIMIENTO :
5. EDAD:
6. NACIONALIDAD:   
 a) VENEZOLANO           b) EXTRANJERO   
7.   ZURDO                DERECHO       
8. ESTADO CIVIL:
a) CASADO           b) SOLTERO       
c) VIUDO              d) DIVORCIADO         e)  OTRO      
9. CATEGORÍA DE OCUPACIÓN:

a)   EMPLEADO           b) OBRERO          c) OTRO      
10. SUELDO O SALARIO:
11. OFICIO U OCUPACIÓN:
12. NIVEL EDUCATIVO:  RAMA
a)  ANALFABETA            b) PRIMARIA             c)  SECUNDARIA     
d)  TECNICA                    e) SUPERIOR      
12.1. GRADO O AÑO APROBADO:
13. ANTIGÜEDAD EN LA EMPRESA:
AÑOS__________ MESES________
14. HORARIO  DE   TRABAJO:
15.  NÚMERO  DE  HORAS TRABAJADAS EL DÍA QUE OCURRIO EL ACCIDENTE:
16. DIRECCIÓN DE HABITACIÓN:

a) ESTADO:
b) MUNICIPIO:
c) PARROQUIA:
d) LOCALIDAD:
e) TELÉFONO:
II.- DATOS RELATIVOS A LA EMPRESA 

1. NOMBRE  O RAZÓN SOCIAL  DE LA EMPRESA:

2. NÚMERO DE LA EMPRESA:
3. NÚMERO DEL R.I.F:

4. NÚMERO DEL N.I.T:
5. NÚMERO DEL I.V.S.S.:

6. NOMBRE  DEL REPRESENTANTE  LEGAL:

7. DIRECCIÓN DE LA EMPRESA:

a) ESTADO:
b) MUNICIPIO
c) PARROQUIA:

d) LOCALIDAD:
e) TELÉFONO:
f)  FAX:

III.- DATOS RELATIVOS AL ESTABLECIMIENTO

1. NOMBRE  DEL ESTABLECIMIENTO:

2. NÚMERO DEL ESTABLECIMIENTO:
3. ACTIVIDAD ECONÓMICA:

4. TOTAL  DE  TRABAJADORES:
5. NÚMERO DEL I.V.S.S.:

6. DIRECCIÓN DEL ESTABLECIMIENTO:



a) ESTADO:  
b) MUNICIPIO:
c) PARROQUIA:

d) LOCALIDAD:
e) TELÉFONO:
f) FAX:


IV.-  DATOS RELATIVOS AL  ACCIDENTE
1. LUGAR Y DIRECCIÓN DONDE OCURRIÓ EL ACCIDENTE:

2. FECHA:
3. HORA:
4. DESCRIPCIÓN DEL ACCIDENTE.  ¿CÓMO OCURRIÓ?.










5. PARTE  DEL CUERPO LESIONADA:
6. NATURALEZA DE  LA LESIÓN:
7. MEDIO AMBIENTE  DE TRABAJO:    a)  OFICINA                           b) TALLER  O  FABRICA         c) CARRETERA      
                                                              d)  CONSTRUCCIÓN                 e) OTRO                              
8. PROCESO DE  TRABAJO:
9. ACTIVIDAD  QUE  REALIZABA:
10. TIPO DE ACCIDENTE:
11. AGENTE MATERIAL:
12. TRATAMIENTO:     a) QUIRURGICO                    b) NO   QUIRURGICO       
13. DURACIÓN DE LA INCAPACIDAD LABORAL (DÍAS) :
14. EXTENSIÓN  DEL ACCIDENTE:  a) MORTAL      b) NO MORTAL 
15. NOMBRE DEL TESTIGO:
15.1. C.I:
16. NOMBRE DEL TESTIGO:
16.1. C.I:
17. INSTITUTO U  HOSPITAL DONDE FUE ATENDIDO:              a) I.V.S.S.                             b) CENTRO PRIVADO                                c) OTRO                                                                                   
FECHA DE DECLARACIÓN ANTE LA INSPECTORIA:
NOMBRE  DEL PATRONO:
NOMBRE DEL FUNCIONARIO:
FIRMA DEL ACCIDENTADO:
FIRMA:




FIRMA:





Tasa de Interés Aplicable al Cálculo de los Intereses sobre Prestaciones Sociales



http://www.bcv.org.ve/cuadros/1/images/top/bcvname.gif


2010                          
Enero                         16,74                         39.362                       05/02/2010               18,96

2009                          
Diciembre                  16,97                         39.344                       12/01/2010               18,94
Noviembre                 17,05                         39.323                       08/12/2009               18,84
Octubre                     17,62                         39.300                       05/11/2009               20,35
Septiembre               16,58                         39.281                       08/10/2009               18,62
Agosto                       17,04                         39.259                       08/09/2009               19,56
Julio                           17,26                         39.239                       11/08/2009               20,01
Junio                          17,56                         39.217                       09/07/2009               20,41
Mayo                          18,77                         39.193                       04/06/2009               21,54
Abril                           18,77                         39.174                       08/05/2009               21,46
Marzo                         19,74                         39.155                       07/04/2009               22,37
Febrero                      19,98                         39.135                       10/03/2009               22,89
Enero                         19,76                         39.114                       05/02/2009               22,38

                                 
                                                                                                                                      
                                 












  

1 comentario:

  1. como me comunico contigo tengo un caso emblematico de prestaciones sociales por incapacidas contra polisucre mi correo felixaurea@hotmail.com

    ResponderEliminar